//
Estás leyendo...
eSalud

La experiencia de un ePaciente

En algunas ocasiones es necesario dar un paso atrás y mirar las cosas desde la distancia para darse cuenta de la situación en la que nos encontramos, los logros alcanzados y analizar los próximos pasos a seguir. Los profesionales que nos dedicamos al mundo de la eSalud estamos tan pendientes de nuestros propios problemas que mucas veces perdemos la perspectiva de lo que hacemos, de lo que conseguimos o de lo que queda por hacer. El mundo de la salud nos permite hacer este análisis fácilmente ya que, tarde o temprano, todos somos pacientes y por lo tanto podemos mirar las cosas desde otra perspectiva.

Relatamos un caso cualquiera (sencillo) de un paciente que decide acudir a su centro de atención primaria para consultar un tema que le preocupa. Esta es la historia de nuestro ePaciente.

Un ePaciente cualquiera decide un día que debe acudir a su centro de atención primaria para realizar una consulta a su medico de familia. Consulta la web de su servicio de salud y solicita una cita por Internet.

Ya en el comienzo del proceso de atención vemos el uso de la tecnología aplicada al mundo de la salud. En este caso el ePaciente ha podido, desde su casa y a cualquier hora del día, consultar la agenda de su médico, ver los huecos libres en su agenda y buscar una fecha adecuada a sus intereses. Sin llamadas, sin esperas, sin molestias. Los sistemas de citación online ya son muy habituales en casi todos los sistemas de salud por lo que no valoramos la dimensión de lo que conseguimos con ello.

Acude a la consulta y tras exponer el problema, su doctora determina la necesidad de una prueba diagnostica de radiología, por lo que deriva al ePaciente a su hospital de referencia y le entrega un volante que debe presentar en un mostrador del propio centro de salud (en la puerta de al lado) donde se le indica que le darán cita por teléfono (una copia del volante se queda en el mostrador, para un posterior mecanización). Finalmente, unos días más tarde, el paciente recibe una llamada donde se le indica fecha y hora para la prueba.

A diferencia del punto anterior, aquí observamos la ausencia de la eSalud en el proceso. Se sigue trabajando de forma tradicional, con un volante que el propio paciente debe llevar de un sitio a otro, que alguien debe mecanizar e introducir en otro sistema informático, registro que alguien debe consultar para citar y llamar al paciente … Ese evidente que este proceso es mejorable y que la tecnología sería beneficiosa para permitir, por ejemplo, el envío electrónico del volante (evitando papeles, molestias y errores) o incluso la confirmación electrónica de la cita (mediante un SMS o incluso una APP, como ya se realiza en algunos centros).

Llegado el momento de la prueba, nuestro ePaciente acude al centro de diagnostico donde se le solicita el volante del médico (para evitar errores, dicen). Realizada la primera exploración, el paciente espera que la imagen se envíe a un radiólogo (situado en otro centro distinto, fuera de la localidad) quien determina que la prueba realizada es suficiente para establecer un diagnóstico y que no son necesarias exploraciones adicionales. Se indica también al ePaciente que el informe de la prueba estará disponible ese mismo día para la doctora solicitante.

A pesar de que en este caso podríamos echar en falta alguna ayuda tecnológica, como puede un app mencionada anteriormente, un mensaje de texto (para recordar fecha y hora de la cita, evitando olvidos) o el envío electrónico de la derivación (evitando el famoso “volante”), podemos encontrar en esta descripción todas las ventajas que la tecnología puede aportar en los procesos de salud. El hecho de disponer de radiología digital y sistemas interconectados ha conseguido:

  • Para el profesional: ha validado que la información disponible era suficiente para realizar un diagnóstico. En caso de que no hubiera sido así, se podría haber subsanado inmediatamente dado que el paciente no había abandonado aún el centro.
  • Para el paciente: nuestro ePaciente ha realizado únicamente las pruebas necesarias, ha permanecido el tiempo justo para ello y, por el hecho de que se ha determinado suficiente la exploración realizada, no ha tenido que volver a repetir la prueba si ésta no hubiera sido validada “in-situ”.
  • Para el sistema: únicamente se han hecho las pruebas estrictamente necesarias. No se han realizado pruebas de más ni se han ocupado recursos innecesariamente. Se ha optimizado el gasto tanto en personal como en equipamiento y material.

Este es un ejemplo claro de las grandes ventajas que la eSalud aporta en el sistema sanitario para los pacientes, los profesionales y las propias instituciones. Evitando molestias a los pacientes y ayudando al trabajo diario de los profesionales se ha conseguido el objetivo de hacer el sistema sanitario más eficiente. Objetivo cumplido.

El ePaciente solicita una nueva nueva cita con su medico de familia para recibir el informe y en esta ocasión lo hace de forma presencial (se convence de que el formato “on-line” es mucho mejor para él). Y mientras llega la fecha decide (como buen ePaciente inquieto), buscar el informe. Accede a su portal del paciente, pero no encuentra nada. Lo mismo en el área llamada Historia Clínica, que conduce a la HCD del SNS, donde tampoco hay ninguna información. Frustrado, decide “curiosear” por Internet sobre su dolencia pero se asusta, lo deja y espera al día de consulta.

Vemos nuevos ejemplos de eSalud, o de ausencia de ella, según qué casos. Ya hemos comentado sobre las ventajas del uso de la citación on-line por lo que no volveremos al tema. Sin embargo si cabe destacar dos puntos importantes. En primer lugar, se empiezan a desarrollar sistemas a través de los cuales los pacientes pueden acceder a su historia clínica personal. Siglas como PHR, nombres como carpeta personal de salud, empiezan a ser comunes en nuestro vocabulario. No obstante, aún no están plenamente desarrollados y no lo están haciendo al mismo ritmo en todos lo ámbitos. Es posible que no hubiera sido el momento para nuestro ePaciente de consultar el informe, pero en cualquier caso nos encontramos con un punto en que el todos los agentes debemos trabajar para mejorar.

Por otro lado los pacientes son cada vez más autónomos, disponen de más medios a su alcance y además están preparados para utilizarlos. El paciente quiere saber pero se encuentra con que hay demasiada información a su disposición, y se siente desbordado. Disponer de fuentes de información fiables (ya sabemos que la wikipedia no lo es) es necesario y los profesionales, en todos los ámbitos, debemos trabajar para crearlas y hacer que los pacientes confíen ellas. Nuevamente no era el momento para que el ePaciente, sin diagnóstico, buscara nada por internet pero el medio y sus posbilidades están ahí y hay que tenerlo en cuenta.

Finalmente el ePaciente acude a su doctora para comentar el resultado de la prueba. Ella accede a su sistema donde consulta tanto las pruebas radiológicas como el informe y le comunica el diagnóstico al ePaciente.

Terminamos el relato con una nueva aplicación de la eSalud en el trabajo de los profesionales. Se acabó eso de que el paciente lleve placa e informe de un lado a otro. La comunicación entre los sistemas hace que la información viaje más rápidamente, mejorando la velocidad en el proceso de salud y evitando errores y problemas con los resultados. Nuevamente observamos los mismos beneficios que ya vimos en puntos anteriores.

No es objetivo de esta entrada alabar situaciones o denunciar carencias de ningún sistema de salud particular. Simplemente hemos querido reflejar que la tecnología puede aportar, y de hecho lo hace, grandes beneficios en los procesos de salud. Pero aún hay muchas cosas que podemos y debemos mejorar y en las que, entre todos, tenemos que trabajar para conseguir extender los beneficios de la eSalud a todos los puntos del sistema.

(Foto de portada cortesía de National Cancer Institute (NCI))
Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.224 seguidores

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: