//
Estás leyendo...
mHealth

La batería, ¿el talón de aquiles de los wearables?

¿Cuantas veces, estando fuera de casa, nos hemos encontrado con nuestro flamante smartphone a punto de quedarse sin batería y hemos buscado desesperadamente un enchufe donde “darle un poco más de vida”?

Con la popularización del número de dispositivos conectados que tenemos en estos momentos, su creciente introducción en todos los aspectos de nuestra vida y la dependencia que tenemos de los mismos, nos enfrentamos día a día a un problema: la batería. Ya hemos asumido, en muchos casos, que habrá que cargar los dispositivos diariamente y vemos como algo normal llevar encima cargadores, segundas baterías o power banks para recargar nuestros “aparatitos” cuando sea necesario.

Este inconveniente de la tecnología comienza a observarse también en los dispositivos wearable que están empezando a surgir en el mercado. Los smartwatches, la punta de lanza de esta nueva tecnología, están viendo como uno de sus puntos más criticados en la escasa duración de sus baterías (sobre todo para lo que se puede esperar en un reloj).

Sin embargo, para un dispositivo responsable de monitorizar parámetros de nuestra salud (y no hablamos de las pulsaciones durante un paseo o de la distancia recorrida, funciones aparentemente triviales), parece impensable que nuestro dispositivo deje de funcionar en el momento más necesario o que haya que estar constantemente pendiente de el tiempo restante de funcionamiento. Suponed lo que pasaría si una persona diabética tuviera que utilizar un glucómetro conectado a su teléfono inteligente y no pudiera por falta de batería en el mismo.

En estos momentos, muchas tecnologías están pendientes del desarrollo de sistemas de alimentación más duraderos, que permitan mayor autonomía y no nos hagan tan dependientes de enchufes y conexiones. Un buen ejemplo son los coches eléctricos, donde la importancia de la autonomía es especialmente crítica, y donde se están realizando importantes inversiones en el desarrollo de nuevos y mejores productos, tanto en duración como en tiempo de carga.

Los retos que la tecnología wearable tiene que afrontar son muchos, y aunque el panorama y el futuro de estos dispositivos es prometedor, uno de los retos más importantes que deberá enfrentar será el de su autonomía. Mientras que no se resuelva el problema de la duración de la batería de estos dispositivos, únicamente serán simples juguetes, curiosidades de frikis, pero no podrán ser seriamente consideramos como alternativas a los mecanismos tradicionales.

¿Crees que el desarrollo de las baterías será determinante en la expansión de la tecnología wearable? ¿Qué otros retos tendrá que superar?

Foto: Adam Cohn

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.217 seguidores

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: