//
Estás leyendo...
TIC's

¿Qué ordenador me compro?

Supongo que todo el mundo que se haya dedicado a esto de la informática de forma más o menos profesional (o incluso sin serlo) se ha enfrentado en alguna ocasión a este problema. Un amigo, un familiar, un vecino … alguien se acerca y te suelta la “condenada” pregunta: Quiero un ordenador nuevo, ¿qué me compro? En esas fechas donde la tecnología es uno de los regalos estrella, seguro que nos ha pasado en más de una ocasión.

El caso es que antes era una cuestión más o menos 02sencilla de responder: ¿Fijo o portátil? ¿Qué presupuesto tienes? ¿Para qué lo quieres? Con unas pocas preguntas y unos folletos podías dirigir a alguien hacia un segmento u otro del mercado sin temor a equivocarte demasiado (y que luego te lo echara en cara, claro). No era complicado, o al menos, no demasiado. Y además quedabas bien, de “experto”, que viste mucho en las fiestas.

Sin embargo, de un tiempo a esta parte, se ha producido una “explosión” de dispositivos de distintos tipos que hacen que responder a esa pregunta ya no sea una cuestión fácil ni, mucho menos, cómoda.

Todos los fabricantes se han lanzado a inundar el mercado con innumerables “aparatos”, de distintas características, que hacen que elegir entre unos y otros requiera casi un “master” universitario. Y es que entre teléfonos, tabletas, convertibles, híbridos, fijos, todo-en-uno, portátiles, ultraportátiles … cada vez hay más donde elegir. Y no es que eso sea malo, ni mucho menos. Pero te complica la vida.

Aspectos como la utilidad, el rendimiento y la movilidad siempre han sido importantes pero hemos entrado en una nueva etapa en la que la que aspectos como la conectividad, la usabilidad, la integración con otros dispositivos e incluso el sistema operativo (antes todo o casi todo era Windows) deben ser considerados con bastante detenimiento y forman parte intrínseca de la decisión a tomar. Y no puedes preguntarlo todo, porque de “experto” puedes pasar a “listillo” sin darte cuenta.

Además, los distintos segmentos están solapados. Teléfonos que son casi tabletas, tabletas que son casi portátiles, equipos que son mitad tableta y mitad portátil (no sé que nombre utilizar para ellos, convertibles o híbridos sería quizás lo más adecuado), portátiles que quieren ser también tabletas, ordenadores de sobremesa que quieren sustituir a tu televisión … menudo lío. A estas alturas, creo que ya me he perdido hasta yo.

Y para complicarnos más la vida, el ciclo de vida del hardware es cada vez más corto. Con fabricantes sacando modelos nuevos prácticamente cada año y empeñados en que renovemos nuestros equipos en 18 meses, la vida útil de lo que compremos parece que será mucho más breve de lo que era antes. Vamos, que da igual, elijas lo que elijas se te va a quedar “viejo” casi antes de haberlo comprado.

Yo creo que cada tipo de equipo tiene su utilidad y su motivo para ser utilizado. Solo es necesario tener muy claras tus prioridades (en primer lugar) y tus preferencias (en segundo lugar) y al final te puedes aproximar y responder algo parecido a “lo que tienes que comprar es un …”. Y después, a buscar y … ¡SUERTE!

Por cierto, para todos los que hayáis sufrido este mal os recomiendo seguir la cuenta de Twitter de El Amigo Informático. Es realmente divertida y muchas veces fiel a la realidad. Os sentiréis identificados.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: