//
Estás leyendo...
eSalud

El absentismo, un problema para el sistema sanitario

El absentismo en las consultas y las pruebas diagnósticas, tanto en atención primaria como especializada, es uno de los mayores problemas en nuestro sistema sanitario. El hecho de que un paciente programado no se presente a su cita prevista genera importantes ineficiencias en el uso de los recursos (tanto administrativos como clínicos), incremento en los costes directos e indirectos, pérdida de calidad asistencial, aumento en las listas de espera, insatisfacción de profesionales y pacientes e incluso aumento de la morbilidad.

Se trata de un problema recurrente que ha sido abordado desde diversos puntos de vista a lo largo de los años (como por ejemplo el realizado por el Consorcio Aragonés Sanitario de Alta Resolución). Existen numerosos estudios que indican que el porcentaje medio de absentismo se sitúa entorno al 10% de todas las citas lo que, evidentemente, supone un importante problema que es necesario atajar.

El olvido, el motivo más común de absentismo

Existen muchos motivos por los cuales los pacientes no acuden a las consultas que tiene programadas. Entre ellos podemos citar factores socioeconómicos, geográficos (dispersión de la población con respecto a sus centros de referencia), naturaleza de la población (nacionales o extranjeros) … incluso el sexo y la edad son factores que inciden en el absentismo.

Sin embargo, el motivo principal parece ser, simplemente, el olvido. Con listas de espera excesivamente grandes, los pacientes son citados para acudir a consulta con 3, 4, 5 o incluso 6 meses de antelación. Con dichos retrasos parece posible que una persona olvide su fecha de citación y, llegado el momento, no recuerde que debe acudir a ver a su médico o decida anular su consulta.

Otro factor que incide directamente en este índice es la accesibilidad a los centros y a los servicios de citación para modificar o anular las visitas previstas. Todos sabemos (por nuestra experiencia como pacientes) que los sistemas de atención telefónica de los hospitales y centros de salud suelen ser poco accesibles (por distintas causas) y es difícil establecer comunicación con ellos.

Soluciones simples para problemas complejos

Muchas han sido las soluciones que, para este problema concreto, se han tratado de dar desde los diferentes estamentos implicados, desde las más sencillas hasta las más complejas. De entre todas ellas, el uso de recordatorios a través del teléfono móvil parece ser una de las medidas más eficaces para reducir el índice de absentismo.

El simple uso de un mensaje SMS, por ejemplo, es una medida que ya viene siendo utilizada desde hace tiempo por muchos centros y organizaciones sanitarias en nuestro país. Sin embargo sorprende encontrar aún hospitales e incluso organizaciones que no tengan sistematizadas este tipo de comunicaciones. Se trata de medidas sencillas de implantar, con un coste no demasiado elevado (pensemos que un mensaje de texto puede costar menos de 10 céntimos a través de brokers y operadoras de mensajes y puede integrarse de forma totalmente automatizada con los sistemas de citación) y cuyo beneficio económico y rentabilidad son fácilmente cuantificables.

En este sentido, la Consejería de Sanidad de la Comunidad Valenciana ha decido recientemente poner en marcha un programa para evitar este absentismo mediante el uso de recordatorios telefónicos.

Aumentar la accesibilidad a los centros sanitarios debe ser otra vía para corregir el índice de absentismo en consultas y pruebas. Aumentar la capacidad de los servicios de atención telefónica puede ser una vía para que el paciente pueda anular su cita (caso de que no vaya a acudir) y de esta manera su hueco en la agenda pueda ser empleado para otros fines y otros pacientes. El desarrollo de apps para teléfonos inteligentes, ya en marcha por parte de hospitales y organizaciones, puede ayudar a facilitar este diálogo entre pacientes y prestadores de servicios y minimizar el problema.

El desarrollo de la telemedicina puede ayudar también a paliar los efectos de este absentismo, evitando algunas de las causas que impiden a los pacientes presentarse a consulta, especialmente en el medio rural (donde la dispersión geográfica es grande y los problemas de transporte y movilidad de los propios pacientes pueden incidir significativamente en el porcentaje de absentismo). Ya se han puesto en marcha algunas medidas en esta línea, como en el caso del NHS, donde algunos centros han comenzado a realizar consultas a través de Skype a pacientes diabéticos que no requieren un examen físico y el los próximos años veremos surgir nuevas iniciativas en esta línea.

Podemos pensar en soluciones más o menos imaginativas pero lo que está claro y en lo que coinciden todos los estudios realizados es que la única medida efectiva para minimizar el problema del absentismo es concienciar a la población y a los usuarios de los sistemas sanitarios de los problemas y costes que el absentismo conlleva. Solo así conseguiremos reducir este grave problema que pone en riesgo la sostenibilidad del sistema.

¿Conocéis alguna iniciativa para reducir el índice de absentismo en las consultas?

Foto: Dafne Cholet

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: