//
Estás leyendo...
mHealth

Problemas creando apps de salud

No se le escapa a nadie que el diseño y construcción de aplicaciones para tabletas y teléfonos inteligentes es un negocio en auge y continua expansión en los últimos años, y que lo va a seguir siendo en el futuro. Todo el mundo quiere tener una app en el mercado, sea como sea.

Nos venden que es sencillo, que incluso gente sin conocimientos de programación puede hacer una con el mínimo esfuerzo. Pero en muchas ocasiones nos lanzamos a su diseño y construcción sin ser conscientes de las dificultades a las que nos vamos a enfrentar en el futuro.

La división del mercado de sistemas operativos

En primer lugar, cuando queremos crear una aplicación nos planteamos la pregunta del millón: ¿IOS, Android o Windows Phone?.

La respuesta es evidente: ¿por qué no todas? Pero no es tan sencillo. Cada plataforma tiene sus particularidades y si se quiere obtener una experiencia de usuario óptima, se debe crear una aplicación exclusiva para cada una de dichas plataformas, lo que incrementa enormemente los costes de creación y mantenimiento. Por lo tanto, las empresas se tienen que decantar por elegir una o dos plataformas (IOS y Android en estos momentos son las preferidas por su cuota de mercado) y descartar las demás (Windows Phone por ahora y otros posibles sistemas que vengan en el futuro como Firefox OS y similares).

El descarte de Windows Phone, en estos momentos, se debe principalmente a su baja cuota de mercado (tanto en teléfonos como en tabletas), que hace dudosa la rentabilidad de aplicaciones para esta plataforma. Pero todos tenemos un ojo puesto en lo que Microsoft está preparando con el lanzamiento de Windows 10. Si de verdad se cumplen las expectivas y asistimos al nacimiento de un sistema operativo donde las aplicaciones sean realmente universales y sirvan para todos los dispositivos (ordenadores, tabletas y teléfonos) es posible que haya que volver a considerar a Windows como una plataforma donde merezca la pena invertir tiempo y recursos.

Por lo tanto no se debe descartar, a priori, ninguna de las plataformas disponibles e incluso puede ser posible que, en el futuro, haya que revisar decisiones pasadas y abordar desarrollos que anteriormente habían sido descartados.

La fragmentación del mercado de dispositivos

Otro problema importante lo encontramos en la fragmentación que existe en el mercado de los dispositivos en cuanto a especificaciones y prestaciones, tamaño de los dispositivos y diferentes versiones del sistema operativo.

Es evidente que no es lo mismo crear una aplicación para un teléfono móvil de 5” que para una tableta de 10” aunque estemos hablando de la misma plataforma y del mismo sistema operativo. Si se quiere ofrecer al usuario la mejor experiencia de uso será necesario valorar si hay que construir aplicaciones distintas para cada tipo de dispositivo, lo que añade un grado de complejidad adicional a lo que ya tenemos que construir.

La rápida evolución de la tecnología y de las necesidades

Otro factor crucial que es necesario analizar cuando nos lanzamos al desarrollo de apps es el esfuerzo que va a requerir adaptar los desarrollos a los cambios vertiginosos que se producen en el medio.

Los fabricantes quieren que cambiemos nuestros equipos con frecuencia y se han lanzado a una carrera constante de creación de nuevos dispositivos y de evolución de los sistemas operativos que impone un ritmo de cambio frenético a los creadores de apps.

Si no estamos preparados para asumir este ritmo, si no disponemos de los recursos y de la flexibilidad necesaria para asumir los cambios necesarios para estar al día pronto nuestras aplicaciones se quedarán obsoletas o, incluso, podrán llegar a dejar de funcionar.

Las limitaciones del entorno

Además hay que ser conscientes de las limitaciones que las plataformas móviles tienen actualmente. Y es que tabletas y teléfonos móviles, con sus pantallas táctiles, son excelentes dispositivos para la visualización de información (navegación por Internet, consultas, visualización de datos … ) pero terribles para la introducción de datos, mucho más si éstos se recogen en forma de textos redactados por profesionales. Las tabletas y los teléfonos no sirven para todo, da igual lo mucho que nos empeñemos en ello.

Si no calibramos bien las funcionalidades que se van a incluir en las apps de salud nos vamos a encontrar con el rechazo de los usuarios (da igual profesionales que pacientes), que no van a querer trabajar con ellas y por lo tanto habremos perdido el tiempo y el dinero en crear algo que nunca se llegará a utilizar.

Las necesidades del usuario

También es muy importante diseñar y crear aplicaciones que tengan una verdadera utilidad práctica para los usuarios que vayan a emplearlas. Pacientes y profesionales no tienen las mismas necesidades, como tampoco las tienen médicos y enfermeras. Y deben analizarse de antemano para poder ofrecer un desarrollo que sea realmente de utilidad.

De nada sirve diseñar aplicaciones con una ergonomía y experiencia de usuario perfecta, completamente integradas con las plataformas y dispositivos, si luego la funcionalidad que implementa no es de utilidad en el día a día de los profesionales o no está alineada con las necesidades de los pacientes. No es cuestión lanzarse a la creación de aplicaciones sin pensar en su utilidad práctica.

El entorno tan amplio y tan cambiante existente en el mercado de dispositivos móviles así como en el mundo de la salud, hace que el diseño y creación de apps sea un tema mucho más complejo de lo que aparenta realmente. Si se decide que es necesario crear una aplicación debe considerarse, en primer lugar, su utilidad y su conveniencia pero además hay que asumir que será necesario dedicar mucho tiempo y esfuerzo a su mantenimiento, no sólo funcional sino puramente técnico.

¿Pensáis que existe una fiebre de creación de aplicaciones para plataformas móviles? ¿Se diseñan y crean estas aplicaciones pensando en su utilidad o simplemente se hacen porque hay que tener una?

Foto: Nicola

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.217 seguidores

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: