//
Estás leyendo...
Interoperabilidad

¿Integrar o Interoperar?

En la mayoría de las ocasiones en las que me enfrento a un texto, documento técnico o presentación me surge la duda de si utilizar las palabras integrar o interoperar. Parecen sinónimos pero realmente no lo son y en muchas ocasiones se utilizan de formar errónea.

Integración

Atendiendo a las distantas definiciones de la palabra y eligiendo una de ellas, podemos definir la integración como:

Integrar: formar las partes de un todo

Podemos considerar, por lo tanto, la integración como el proceso de unión entre dos o más partes de manera que formen una única cosa. Extendiendo esta definición al mundo de la tecnología podría decirse que la integración hace referencia a la posibilidad de hacer que dos o más sistemas o aplicaciones se comuniquen, compartiendo entre ellos la información suficiente para que esto suceda.

De manera general se viene empleando la palabra integración para hacer referencia a la capacidad de los sistemas de enviar información y procesar ésta de forma que complete o complemente la ya existente.

Interoperabilidad

La palabra interoperabilidad como tal, no se encuentra recogida en el diccionario. Derivada del inglés interoperability podríamos definirla como:

Interoperar: capacidad que tiene un producto o sistema para funcionar con otros productos o sistemas existentes o futuros sin restricción de acceso o implementación.

De esta forma y atendiendo a la propia construcción de la palabra, hablaremos de interoperabilidad como la capacidad de dos o más sistemas de operar entre sí sin restricciones ni limitaciones.

La interoperabilidad completa y amplía el concepto de integrar incluyendo un aspecto de vital importancia: la necesidad de que los sistemas no sólo compartan información sino que trabajen de forma coordinada, asumiendo roles y comprendiendo (y no sólo registrando) la información recibida de otros puntos de la red.

Entonces … ¿integramos o interoperamos?

Pues depende del proyecto o del ámbito al que nos enfrentemos. No todos los proyectos son iguales y no todos los desarrollos son equivalentes por lo que el uso de una o de otra dependerá de lo que se esté construyendo o de lo que se quiera conseguir.

Al abordar un proyecto que necesite comunicación con otras aplicaciones es fundamental analizar la naturaleza del intercambio que deberán realizar todas ellas y el objetivo que se trata de conseguir. Será ese el punto donde se determine si únicamente es necesario intercambiar datos o además es necesario mayor nivel de coordinación entre los sistemas. Pongamos algunos ejemplos.

Hablaríamos de integración cuando analizáramos las necesidades de comunicación que puede tener, por ejemplo, un sistema de contabilidad analítica, que debe recibir y registrar información de todos los sistemas clínicos de una organización. En este caso la estructura y contenido de la información está claramente definida por el segundo y poco o ninguna coordinación es necesaria entre ambos sistemas a pesar de que el volumen de datos que se vaya a enviar sea enorme.

Por el contrario nos referiríamos a interoperar cuando habláramos del intercambio de información entre una estación clínica médica y un LIS de laboratorio. En este segundo caso, el médico realiza la petición de pruebas de laboratorio desde su estación de trabajo, se programa y realiza la extracción o recogida de muestras, se realiza y valida la analítica y posteriormente se envían los resultados nuevamente a la estación clínica para que el médico pueda visualizarlos (haciendo un resumen rápido del circuito de trabajo). Es evidente que el grado de coordinación de los intercambios y de la información envidada y recibida debe ser muy superior en este segundo caso que en el primero.

Es malo equivocar la palabra … pero peor equivocar el concepto

Que las palabras se parezcan no quiere decir que sean sinónimas y no deben confundirse. Identificar correctamente cuándo hay que hacer una cosa u otra es fundamental para que un proyecto de comunicación entre dos sistemas tenga éxito.

Uno de los mayores errores que se suelen cometer en proyectos de esta naturaleza es pensar que la interoperabilidad consiste únicamente en enviar datos de un lado a otro y que los receptores serán capaces de entenderlos.

Cuando se trata de comunicar dos sistemas, siempre o casi siempre es necesario definir una serie de aspectos que serán los que determinen la dimensión de lo que se quiere comunicar: los roles de cada uno de los intervinientes, los puntos de intercambio de información y el contenido de las comunicaciones (quién envía, cuándo envía y qué se envía), cómo se utilizará la información recibida y cómo afectarán estos intercambios a los procesos de los que formen parte.

Pensar que interoperar consiste únicamente en enviar mensajes de un sitio a otro es un error que ha llevado al fracaso no sólo a muchos procesos sino incluso al de las propias aplicaciones. Y este error es mucho más común de lo que se puede pensar. Hoy en día aún está muy extendida la creencia de que dos sistemas pueden trabajar de forma conjunta únicamente intercambiando información y eso genera, a la larga, enormes problemas que en muchas ocasiones son imposibles de salvar.

Aunque cada vez en menor medida, la interoperabilidad sigue considerándose un elemento secundario en el diseño de sistemas y aplicaciones, relegándose a un papel exclusivamente técnico y no destinando a la realización de análisis exhaustivos los recursos humanos y materiales para llevarlo a cabo de forma exitosa. Debemos corregir, entre todos, esta visión equivocada en un escenario como el de la salud, donde el volumen de sistemas diferenciados y especializados es muy grande y donde la naturaleza de la información enviada y sus repercusiones es crítica.

Cuál es vuestra opinión, ¿integramos o interoperamos? Esperamos vuestros comentarios.

Foto: andy.brandon50

Anuncios

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: ¿Por qué cuestan tanto los proyectos de interoperabilidad? | Hablando de eSalud - 17/04/2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.217 seguidores

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: