//
Estás leyendo...
mHealth

El internet de las cosas (IoT) y su aplicación en los servicios de salud

Actualmente, enormes cambios tecnológicos – impulsados por el big data, la movilidad, la seguridad y la nube – están transformando rápidamente los negocios y la sociedad. Industrias están siendo transformadas por completo y los sistemas de salud no son ajenos a estos cambios. Todas estas nuevas tecnologías están abriendo un abanico de nuevas oportunidades y retos para los hospitales, los investigadores, los médicos y los pacientes.

Nadie duda que las innovaciones en la asistencia sanitaria son críticas, los avances tecnológicos están creando nuevos e interesantes puntos de referencia para la innovación, y a su vez estas innovaciones están salvando innumerables vidas en todo el mundo. El big data están permitiendo un mejor diagnóstico y la realización de predicciones, las aplicaciones wearables y la nanotecnología están revolucionando la salud potenciando que sus consumidores cuiden de sí mismos permitiendo una mejor vida a nivel personal y profesional.

El Internet de las cosas, entendido como un conglomerado de dispositivos móviles y de control con acceso a internet, ha encontrado su lugar en la industria de la salud. Los proveedores y desarrolladores buscan soluciones de gestión de la salud de la población, especialmente en la mejora de las estrategias para la atención de enfermedades crónicas. Para poder realizarlo, se ha recurrido a dispositivos médicos, wareables, equipos de vigilancia en casa, toda esta información generada remotamente junto con los registros electrónicos de salud generan una información vital para los interesados ​​en la gestión de las enfermedades crónicas, la salud de la población y la seguridad de los pacientes antes, durante y después de una hospitalización o consulta médica.

El Internet de las cosas tiene un gran potencial como herramienta para la seguridad del paciente. Dispositivos conectados se instalan en casa del paciente, junto a la cama, o en las muñecas de los pacientes mas vulnerables con el objetivo de asegurar que sus cuidadores pueden estar continuamente informados. Toda esta información permite prevenir infecciones, evitar reacciones adversas de los medicamentos, etc. permitiendo una atención de calidad después del alta del paciente.

¿Cuáles son algunas de las formas en que las organizaciones de salud están utilizando el Internet de las cosas para mejorar la gestión de la salud de la población de la que son responsables?

Aprovechando los nuevos dispositivos wareables como los relojes inteligentes

Un ejemplo es la aparición del Apple Watch, en el mercado existen muchos otros relojes inteligentes pero no podemos olvidar que últimamente Apple ha sido una experta en popularizar nuevas tecnologías móviles. El reloj inteligente lleva unos años entre nosotros pero ha encontrado un lugar en la industria de la salud gracias a los proyectos HealthKit y ResearchKit potenciados desde Apple. Los profesionales han visto grandes posibilidades de análisis de datos desde el anuncio de marzo de ResearchKit. Basado en la nube, con información de pacientes anónimos, esta puede ser utilizada para construir modelos que ayuden diagnosticar la enfermedad de Parkinson, controlar el asma, la diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Algunas organizaciones de salud han visto las posibilidades de gestión de enfermedades crónicas con estos dispositivos. Un ejemplo es el centro Ochsner en Louisiana, en el centro están usando el reloj de Apple y Apple HealthKit, junto con monitores de presión arterial inalámbricos apoyados en su sistema de Historia clínica (HIS), para ayudar a los pacientes en el  control de su hipertensión de forma remota. “Por lo general, los pacientes con hipertensión ven a su médico un par de veces al año. Ahora, estamos ofreciendo una nueva forma de cuidado de pacientes con enfermedades crónicas en la que podemos comunicarnos con el paciente con más frecuencia y de manera más personalizada”, Richard Milani, Jefe de transformación asistencial  en el Ochsner Health System.

Esta forma de trabajo cambia totalmente la gestión asistencial de los pacientes, permite una retroalimentación continua con los pacientes mediante recordatorios, consejos para promover la modificación de los hábitos de vida del paciente, etc. Sin duda, el reloj inteligente ayuda en todo este proceso.

Monitorización remota de enfermedades crónicas

El seguimiento continuo de los pacientes en su hogar es uno de los beneficios más inmediatos que el internet de las cosas nos ofrece. Pacientes de todas las edades están familiarizados en el uso de dispositivos móviles conectados a internet porque los usan en muchas tareas de su día a día. Esto permite a las organizaciones sanitarias aumentar su presencia en la vida cotidiana de los pacientes sin grandes esfuerzos de formación en nuevas tecnologías.

En un reciente estudio de pacientes diabéticos que hacían uso de dispositivos de medición, presión arterial, glucosa en la sangre y un pastillero conectado a Internet que es capaz de transmitir información sobre la medicación tomada por el paciente, mostró claramente el potencial de los dispositivos de vigilancia en casa para ayudar a los pacientes a mantener su estado de salud bajo control. Los pacientes determinaron que los equipos eran fáciles de usar y útiles para su cuidado mejorando la capacidad de gestión de su enfermedad. El personal asistencial encontró los informes resultantes, beneficiosos para el control y seguimiento de sus pacientes, solicitando la integración de los datos en la historia clínica del paciente.

Utilizar los datos de salud generados por el paciente para completar la Historia Clínica del Paciente

Uno de los mayores retos del internet de las cosas es hacer llegar la enorme cantidad de datos que son capaces de generar por parte de los pacientes a los sistemas de gestión de las organizaciones sanitarias. Muchos proveedores de sistemas de información ya han tomado posiciones en contra de esta afluencia de nuevos datos que podrían complicar los flujos de trabajo en la actividad asistencial. Personalmente esta visión es muy cortoplacista y tarde o temprano tendrán que enfrentarse a la situación y modificar los sistemas de gestión para ser mejorados con esta nueva información. La pregunta es ¿Cómo convencer que los datos generados desde wareables, aplicaciones de mhealth, internet de las cosas tienen valor clínico?

Smartphones y wearables están implicando un importante cambio de comportamiento por parte de los pacientes respecto a su salud y su calidad de vida. Por ejemplo, la compañía Makovsky Health ha analizado que el 79% de los pacientes están interesados en el uso de dispositivos móviles para realizar el seguimiento de indicadores de su salud. Este porcentaje era mayor en el caso de pacientes con enfermedades crónicas. No tenemos que olvidar que toda esta información es recogida de forma pasiva a través de internet y puede ser utilizada para completar de forma automática la historia clínica de los pacientes que actualmente están diseñadas para recoger información únicamente en los episodios asistenciales presenciales. No hay duda, esta nueva información amplia la historia clínica del paciente, ayuda a la mejor atención del paciente mejorando la eficiencia, integridad y exactitud en la recopilación de información. Además, ayuda a poner en practica la incorporación del paciente como el centro de los nuevos sistemas de salud de lo que tanto se está hablando últimamente.

Redes sociales son muy útiles para el análisis predictivo

Twitter, Facebook y otras redes están demostrando ser herramientas muy valiosas para los investigadores. Los pacientes en sus teléfonos móviles habitualmente mezclan charlas cotidianas con problemas relacionados con la salud, los científicos están trabajando duramente en como esta información puede ser útiles para las organizaciones sanitarias.

Con el poder del machine learning y el uso de sofisticados algoritmos, se puede ayudar a extraer información interesante de conversaciones cotidianas, twitter está siendo foco de gran actividad en el análisis de datos. Investigadores de la Universidad de Arizona están utilizando una combinación de palabras clave, tiempo y datos de localización de cientos de miles de tweets para investigar su potencial uso en el servicio de urgencias para pacientes de asma. El estudio pretende modelar como y cuando los servicios de urgencias locales deben de tener recursos disponibles de tal forma que pacientes o grupos en alto riesgo en un momento dado, sean dirigidos hacia lugares de atención menos costroso y más eficientes que los servicios de urgencias. Estos modelos también permiten informar de forma proactiva a los interesados a través de los propios teléfonos móviles cuya información fue utilizada en los análisis de datos. En resumen, ayudar en la prevención y mejorar la calidad de vida del paciente.

Control administración de fármacos y prevención de eventos adversos

Informar de efectos adversos relacionados con los fármacos es una tarea normalmente complicada. Los proveedores pueden ser reacios en algunas ocasiones a ofrecer información sobre errores, esto provoca que sea muy complicado para los reguladores e investigadores rastrear e identificar fármacos nocivos.

El Internet de las cosas puede ayudar a los hospitales a evitar, mitigar o predecir los eventos adversos y problemas de seguridad relacionados con los medicamentos, esto se consigue centrándose en la integración de dispositivos médicos con la  Historia Clínica del Paciente. Según un estudio reciente de la West Health, la integración de dispositivos médicos puede reducir hasta la mitad los errores, esta integración automática permite eliminar la posibilidad de errores de transcripción médica, retraso en el registro de nuevas pautas de administración, etc. Esta integración permite el acceso en tiempo real a información del paciente, lo que permite a las organizaciones sanitarias tomar mejores decisiones en el cuidado de los pacientes desde el punto de vista de administración de medicación errónea o inadecuada. A lo anterior hay que añadir que toda esta información puede ser utilizada en análisis predictivos que permitan alertar a los equipos médicos de futuros problemas en los pacientes.

En un contexto ambulatorio, los datos de salud generados por dispositivos de vigilancia en casa o teléfonos móviles están ayudando a los investigadores a desarrollar estrategias para aumentar la vigilancia en el uso de medicamentos, aumentando la seguridad del paciente. Pequeños efectos pueden ser reportados remotamente sin que los pacientes tengan que acudir a los servicios asistenciales lo que implica un mejor control.

Estos son algunos ejemplo de como el internet de las cosas está empezando a ser usado por parte de las organizaciones sanitarias, existen muchas más experiencias y con el tiempo más van a llegar. A modo de ejemplo, algunas de estas ideas se escenifican en el siguiente vídeo donde Microsoft plantea su visión sobre el futuro de los servicios de salud, personalmente comparto muchas de estas ideas.

¿Qué aplicaciones del internet de las cosas creéis que tiene más recorrido? Seguro que conoces otras aplicaciones del internet de las cosas, compártelas.

Anuncios

Acerca de jvabad

Consultor en el sector salud, en continua formación "solo sé que no sé nada". Enganchado a twitter y mi familia, la música me acompaña a todas partes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.217 seguidores

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: