//
Estás leyendo...
eSalud

La eSalud y la división territorial de la sanidad

Ha pasado mucho tiempo desde que en el año 2001 se completaron en su totalidad (o casi) las transferencias en materia de sanidad a las comunidades autónomas. Algunos de nosotros no hemos conocido profesionalmente la situación anterior a este traspaso de poderes pero está claro que esta división territorial de las competencias sanitarias afecta a la forma y al fondo del desarrollo de los sistemas de salud.

Sin entrar a valorar (porque creemos que el debate es estéril) si esta situación es buena o mala, lo que está claro es que esta división condiciona, y mucho, el desarrollo homogéneo de la eSalud en todo el territorio generando distintas velocidades en la implantación de soluciones aptas para el mercado.

17 sistemas de salud distintos … o casi

El modelo territorial de la sanidad hace que en la práctica tengamos 17 sistemas de salud diferentes, cada uno de ellos con sus particulares, sus singularidades y, por supuesto, sus problemas.

Con órganos de dirección diferenciados, cada servicio público implanta sus políticas tecnológicas de forma independiente, priorizando unos proyectos frente a otros, escogiendo distintas tecnologías o diferentes aplicaciones según sus propios criterios.

De esta forma los profesionales de cada área y, por supuesto, los pacientes, tendrán acceso a diferentes servicios, aplicaciones, que diferencian los territorios y los servicios disponibles en cada uno. Y aunque todos ellos avanzan más o menos en la misma dirección, cada uno lo hace a diferente velocidad en función de la disponibilidad de sus recursos y necesidades.

Más oportunidades … más dificultades

Un escenario como el actual, con 17 sistemas de salud diferentes, presenta una serie de retos y oportunidades muy peculiares.

Puesto que cada comunidad decide los criterios de selección tanto tecnológica como funcional se abre de esta forma un abanico de posibilidades donde los proveedores disponen de mayores oportunidades de implantar sus soluciones. La independencia que dentro de ellos tienen los centros hospitalarios también beneficia la competitividad entre los proveedores puesto que permite que una misma solución pueda ser llevada a diferentes puntos del territorio.

No obstante esa independencia tecnológica plantea un problema. A pesar de que en todos los servicios públicos los profesionales sufren los mismos problemas y se enfrentan a las mismas dificultades, las soluciones técnicas para resolverlos pueden nos ser validas de uno a otro. Criterios como la plataforma, el entorno o lenguaje de desarrollo, las necesidades de integración con otros sistemas … dependiendo de las decisiones o imposiciones de cada órgano centralizado o centro hospitalario es posible que una solución perfectamente válida para unos sea inicialmente descartada por otros, lo que complica el trabajo de los diseñadores y desarrolladores.

Transparencia total pero difícil transferencia

Lo cierto es que a pesar de la aparente separación de los sistemas de salud, la transparencia entre ellos es máxima. A través de congresos, ponencias o incluso mediante la comunicación directa entre ellos se ponen en común de manera regular avances, nuevos desarrollos y nuevas políticas.

Sin embargo y dado el escenario heterogéneo de sistemas y aplicaciones, la portabilidad de las soluciones de uno a otro sistema, servicio o centro es muy compleja y complica sobremanera los procesos de transferencia. Cada implantación realizada es totalmente nueva, enfrentado nuevos criterios de evaluación, requisitos técnicos diferentes o implementaciones de sistemas de interoperabilidad distintos.

La integración de todos los sistemas, el gran reto

La consecuencia más importante de esta división territorial de la sanidad es el elevado nivel de interoperabilidad requerido para ofrecer cohesión tanto dentro del propio territorio como entre todos los organismos.

Si queremos que los pacientes puedan tener una atención integral en cualquier punto del territorio será necesario que cada uno de los sistemas esté conectado con el resto, bien directamente o a través de un nodo central y sirvan información en tiempo real a todos los agentes de los que depende la atención al paciente.

No obstante, a pesar del desarrollo de la eSalud que cada una de las comunidades pueda estar llevando a cabo, el camino aún es muy largo y se ha avanzado muy poco en este punto. Un ejemplo lo vemos hoy en día en los sistemas de receta electrónica, extendida en la mayor parte de ellos pero sin que entre sí sean interoperables de ninguna manera.

El gran perjudicado, ¿el paciente?

Pero de entre todas estas cosas hay una pregunta que deberíamos hacernos. ¿Sale el paciente verdaderamente beneficiado o perjudicado en esta situación?

No es fácil contestar a esta pregunta. Cada comunidad aplica las políticas que cree más eficientes para su situación. Esto no quiere decir que unos pacientes se vean más beneficiados que otros, dependiendo de su situación geográfica. Pero lo que está claro es que se debe trabajar en la homogeneización de los servicios para evitar que haya pacientes de primera y de segunda.

¿Cómo creéis que afecta esta división territorial al desarrollo de la eSalud? Esperamos vuestros comentarios.

Foto: Whatknot

Anuncios

Comentarios

5 comentarios en “La eSalud y la división territorial de la sanidad

  1. El reto que habéis planteado, al final de vuestro escrito, no es nada fácil de responder. La salud es un derecho humano y, desde ese enfoque, hemos de plantear las soluciones a los problemas que existen para brindar cobertura universal, con equidad y calidad.

    Pareciese que, para ciertos temas fundamentales como salud y educación, fuese necesario mantener centralizadas algunas decisiones, por la importancia que estas revisten para la colectividad. Claro esta que surgen de inmediato las preguntas: ¿Qué asuntos se mantienen centralizados? ¿Quién lo decide? ¿Qué criterios se utilizan para decidir? Como bien lo habéis expresado, el debate sobre estos temas casi siempre es estéril.

    Muy personalmente, pienso que la eSalud debe ser parte integral de la estrategia de Atención Primaria de la Salud, que trasciende el primer nivel de atención, ya que es transversal a todos los niveles. Uno de los pilares de esta estrategia es garantizar los mecanismos de participación activa, de la gente y de la sociedad organizada, en la toma de decisiones. El mecanismo no debería ser el debate, sino la deliberación. Al final, el camino a seguir y las estrategias para seguirlo, deberían ser comunes. Eso sí, tomando en cuenta las particularidades y contextos de las diferentes poblaciones, Escribirlo parece fácil; pero, no es nada fácil llevarlo a la práctica.

    Si queremos complicar las cosas un poquito más, ¿qué decir de la transferencia e interoperabilidad internacional? El concepto de “aldea global” se hace realidad a una velocidad impresionante. La necesidad de cruzar información, para mejorar la calidad de los sistemas de salud compartiendo estrategias y soluciones. La gran movilidad de la gente, fenómeno demográfico muy frecuente en los más jóvenes. Todo indica que es necesario que la interoperabilidad no sea solamente a lo interno de los países, sino que sea entre países y entre grandes regiones. Todavía no contamos con las respuestas… hay que seguir trabajando en ellas.

    Le gusta a 2 personas

    Publicado por Dr. Alcibíades Batista González | 24/08/2015, 15:26
    • Muchas gracias por acercarte de nuevo a comentar, Alcibíades.

      Has indicado dos puntos que creo que son muy importantes sobre este tema: escribir es más fácil que poner en práctica cualquier estrategia que se quiera esbozar y además aún no contamos con todas las respuestas (y quizás tampoco conozcamos las preguntas), por lo que debemos seguir trabajando.

      Seguramente tu experiencia es mucho más amplia que la nuestra, y mucho más global (no tan orientada a la tecnología como en nuestro caso). Desde nuestro humilde punto de vista no es una cuestión de centralizar o no centralizar sino de mantener criterios homogéneos en todas las regiones para evitar las desigualdades. Tal y como expresas perfectamente, la sanidad es un derecho universal y como tal debemos de tratarlo evitando que haya “pacientes de primera y de segunda”.

      Además hay que añadir, como bien indicas, los fenómenos migratorios y la necesidad de extender la atención más allá de fronteras y paises. La interopebilidad a este nivel ya es una importante necesidad hoy en día pero no se ha abordado aún en toda su dimensión (proyectos como epSOS no dejan de ser testimoniales para la verdadera necesidad existente). Pero no podemos pensar en compartir información “fuera de nuestra de casa” si dentro de ella no hemos sido capaces de hacerlo anteriormente.

      Sea como fuere, solo nos queda seguir avanzado y trabajando por hacer que la información sanitaria de cada paciente pueda estar disponible cuando sea necesario más allá de cualquier frontera y de cualquier barrera. Es un reto complejo pero necesario hoy en día.

      Le gusta a 1 persona

      Publicado por Pedro Gonzalo | 24/08/2015, 23:18

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: La eSalud y la división territorial de la sanidad | Pediatría en Panamá - 24/08/2015

  2. Pingback: #saluddigital16, el camino hacia la salud digital | Hablando de eSalud - 01/02/2016

  3. Pingback: La eSalud ante el Turismo Sanitario | Hablando de eSalud - 09/05/2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: