//
Estás leyendo...
Interoperabilidad

HL7. Una lengua, mil lenguajes.

Hace tiempo que teníamos pendiente escribir algo referente a HL7 y recientes acontecimientos profesionales y alguna que otra sugerencia de buenos amigos y compañeros nos han animado a retomar el tema.

Y es que HL7 supone para muchos de nosotros una parte importante de nuestro quehacer diario. Y aunque se ha convertido en un gran aliado en nuestros proyectos, también nos genera bastantes quebraderos de cabeza, a veces difíciles de abordar.

HL7 como pilar de la integración.

Para todos los que nos movemos en el mundo de la integración HL7 supone el pilar fundamental de nuestro trabajo diario. Cada día revisamos y analizamos mensajes, definimos y construimos integraciones nuevas basadas en este protocolo, corregimos errores, pero casi siempre pensando en los términos de la especificación.

Cuando iniciamos un proyecto nunca empezamos de cero sino que nos remitimos a nuestros catálogos de mensajes, a nuestra experiencia y, en último caso, recurrimos al protocolo para buscar mensajes que se adecuen a lo que necesitamos en cada caso. Es nuestro libro de cabecera, nuestra referencia, nuestro aliado.

Una gran ayuda pero un gran problema.

Disponer de un protocolo común que todo el mundo conoce (porque hoy en día pocos por no decir ninguno de los implicados en el mundo de la salud desconoce la existencia de HL7) parece, a priori, de una gran ayuda.

Y es cierto. Disponer de una lengua única que todos conocemos y que todos implementamos es un punto de partida muy importante que simplifica y mucho los primeros acercamientos entre dos proveedores que deben comunicarse. Ya no partimos de cero, teniendo que definir y acordar estructuras a medida sino que la mayoría contamos con juegos de mensajes predefinidos y que ayudan a que esos primeros pasos sean infinitamente más sencillos. También supone un importante abaratamiento de los costes puesto que nos permite reducir los tiempos de análisis y, en muchas ocasiones, de implementación de las soluciones finalmente acordadas.

Sin embargo no todo son ventajas. Esa misma aparente simplicidad hace que desde fuera todo parezca mucho más sencillo de lo que realmente es. Parece que teniendo un protocolo común de comunicaciones todo debe estar ya hecho y, por lo tanto, no hay que hacer casi nada. No es cierto. Los proyectos de integración son complejos y difíciles aún disponiendo de la ayuda que ofrece HL7 pero en muchas ocasiones esos problemas son desconocidos e ignorados y el trabajo de los proyectos, menospreciado. Desde fuera todo parece más sencillo de lo que luego resulta ser y eso es contraproducente.

La fase de negociación.

Un proyecto de integración, incluidos aquellos que utilizan HL7, comienza siempre por una fase de negociación. Es uno de los problemas implícitos en HL7 y en la forma en la que hemos venido trabajando desde que lo utilizamos.

En primer lugar debemos acordar las versiones en las que trabajaremos (cosa no siempre sencilla porque no se pueden utilizar todas al mismo tiempo y no siempre los proveedores implementan las mismas) y a continuación, los mensajes que se deberán intercambiar, los datos necesarios por ambas partes y los lugares donde se enviarán. No es intuitivo ya que HL7 permite una interpretación tanto del uso de los mensajes como de los campos que lo componen y aquí es donde comienzan los verdaderos dolores de cabeza.

Todos hacemos lo que nos da la gana.

Así de claro. Cuando implementamos una integración utilizando HL7 todos hacemos lo que queremos dentro de las posibilidades que ofrece el protocolo. Utilizamos los mensajes para lo que creemos que es mejor y ponemos los datos allí donde nos parece que tiene sentido.

Esta libertad que ofrece HL7 (y que, por otro lado, nosotros mismos nos tomamos) supone en la práctica que a veces, aún hablando la misma lengua, utilizamos mensajes diferentes para comunicar los mismos conceptos. Y en ocasiones conciliar esa diferencia supone un esfuerzo extra de negociación o modificación que incrementa sobremanera la dificultad de los proyectos. Nadie quiere dar su brazo a torcer, todo el mundo piensa que lo hace mejor que los demás. Somos poco flexibles a los cambios y nos cuesta cambiar y modificar nuestras ideas y nuestros programas.

¿Alguna solución a esta Torre de Babel?

Desde hace tiempo se vienen proponiendo soluciones para corregir esta aparente falta de definición en HL7.

Por un lado el capítulo nacional de HL7 (HL7 Spain) ha elaborado una serie de guías de implementación del protocolo que ofrecen sugerencias sobre la forma de utilizar los mensajes y de comunicar determinada información.

Por otro lado la versión 3 HL7 tenía como objetivo precisamente éste: crear un protocolo mucho más robusto y con mucho menor grado de indefinición de manera que los procesos de integración fueran más sencillos. No obstante la especificación ha dado lugar a un protocolo tan complejo que resulta poco práctico y que no ha calado en la industria, que se aferra a la simplicidad de la versión 2 para sus procesos de comunicación.

FHIR, de quién ya hemos hablado anteriormente, es él último intento de la industria y las organizaciones internacionales por crear un protocolo sencillo y robusto que ayude a simplificar los procesos de integración. Aún es pronto para saber si lo habrá conseguido pero las expectativas que se han generado son importantes.

Los proyectos de integración son complejos y nada sencillos. HL7 v2.x supone una ayuda importante a la hora de salvar las dificultades que se plantean pero no es la panacea. Incluso teniendo una lengua común aún debemos enfrentarnos a muchos retos, parte de ellos debido a la especificación y otros generados por nosotros mismos.

¿Cuál es vuestra experiencia en los proyectos de integración? ¿Habéis encontrado dificultades en la definición de los mensajes y las estructuras de intercambio de información?

Foto: Andreas Wecker

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.215 seguidores

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: