//
Estás leyendo...
TIC's

¿Que impide a las organizaciones sanitarias dar el salto a la nube?

La computación en la nube se ha convertido en una alternativa más que viable a los métodos tradicionales ofrecidos por los servicios de TI para proveer de recursos y servicios informáticos a los centros sanitarios. Así lo comentábamos en un artículo anterior.

Sin embargo aún es pequeño el número de instituciones sanitarias que se han decidido a dar el salto a la nube y aquellas que se lo han hecho, han empezado de forma tímida, apostando por servicios básicos pero lejos de realizar una migración completa de productos y servicios.

Repasamos algunos de los factores que retienen e impiden que las organizaciones sanitarias den el salto definitivo a la nube y se incorporen a esta tendencia que, hoy por hoy, es ya una realidad en gran número de empresas.

Cuestión de Seguridad

El factor que más frena a las organizaciones sanitarias para migrar a la nube es siempre el aspecto de la seguridad de la información. Y es que la sensibilidad de los datos sanitarios está fuera de toda cuestión y su salvaguarda es prioritaria en cualquier estrategia de sistemas.

El pensamiento tradicional es que los datos, mantenidos dentro de la propia institución (alojados en servidores propios y gestionados por personal interno) estarán siempre más seguros que en infraestructuras externas sobre las que se pierde ese aparente control de todo lo que sucede.

Sin embargo no es menos cierto que todas las empresas que prestan servicios en la nube realizan inversiones muy importantes en materia de seguridad. De ello depende buena parte de su negocio y es parte fundamental de su estrategia. Mantienen sistemas en alta disponibilidad, replicados en diferentes ubicaciones. Sus sistemas de backup están debidamente probados y almacenan las copias en múltiples puntos diferentes para garantizar su seguridad. Las comunicaciones están garantizadas por sus proveedores y sus tiempos de disponibilidad están cercanos al 100%.

Al margen de las consideraciones legales que se puedan realizar y de los compromisos de cada uno de los proveedores, la seguridad de la información en la nube no debe ser cuestionada ni suponer un factor de freno a esta incorporación.

No hay percepción de los beneficios

Tampoco son evidentes los beneficios que una estrategia de migración a la nube puede aportar a las propias organizaciones.

Más allá de los factores de flexibilidad y escalabilidad que la nube puede aportar, éstos no son determinantes para las organizaciones sanitarias que, por contra, encuentran los procesos de migración costosos (tanto económica como operativamente). El miedo a los tiempos de interrupción de servicio, tanto durante el proceso de migración como en la propia operativa diaria afectan significativamente en la decisión final de no subir a la nube.

Falta de experiencia y soporte

Las tecnologías cloud aún son relativamente recientes y no es sencillo encontrar personas o empresas con la experiencia suficiente para dar el salto a la nube con plenas garantías de éxito. Esta falta de experiencia se extiende a los propios servicios de TI, quienes tampoco cuentan con la experiencia y conocimiento suficientes como para iniciar por su cuenta un proyecto de esta magnitud.

Además la mayoría de los proveedores de servicios en la nube (al menos lo más grandes y aquellos que ofrecen servicios más competitivos) se encuentran en el extranjero, lo que limita (en apariencia) la interacción con sus equipos técnicos y de soporte.

La sensación de control

Pero al final, a pesar de todos los argumentos que podamos exponer, todo se reduce a una sola cosa: el control.

Disponer de la información almacenada en sistemas propios, ubicados en las propias instalaciones y bajo la supervisión de los equipos de TI propios ofrece a los administradores e instituciones la sensación de que todo está bajo control. Se trata, como es evidente, de una percepción completamente alejada de la realidad, en la que los informáticos tenemos mucho que ver. Nos gusta tener todo a mano, movernos entre nuestros servidores, tocar nuestros datos. El hecho de no poder controlar nuestro equipamiento nos inquieta y nos genera una sensación de inseguridad que frena en muchas ocasiones estos procesos de incorporación a la nube.

Otros factores que influyen en la decisión

Aunque los anteriores son los puntos más importes que influyen en la decisión de subir o no a la nube, hay otros factores que también hay que tener en cuenta cuando se plantea una migración de estas características.

Alojar los sistemas en un centro de datos fuera de los propios centros crea una dependencia muy importante en materia de comunicaciones. No es nuestro pais un lugar que destaque (al menos hasta ahora, con la expansión de las redes de fibra que se está llevando a cabo) por la velocidad y estabilidad de la redes de transmisión de datos y es un factor crucial que no debe perderse de vista.

Tampoco ayuda la edad del parque informático de los centros sanitarios y de muchas de las aplicaciones que se emplean. Esta falta de renovación hace que en muchas ocasiones la migración a la nube deba estar precedida de una renovación de equipos y aplicaciones que, hoy por hoy, es muy difícil de asumir.

Y como siempre, la resistencia al cambio como factor que siempre incide es los grandes cambios, también está presente en la decisión final de migrar o no los sistemas sanitarios a la nube. El miedo a cambiar una situación que en estos momentos es estable hace que la migración se posponga a la espera de tiempos mejores.

Dar el salto a la nube no debe asustar a las instituciones sanitarias. Las ventajas que ofrece son muy superiores a los inconvenientes que puede plantear, muchos de ellos derivados del miedo al cambio y de la pérdida de control. Se trata de una tendencia de futuro que ya está aquí y que ha venido para quedarse. Sólo es cuestión de tiempo que se extienda al mundo sanitario como lo ha hecho ya a muchos otros sectores.

¿Qué otros factores creéis que están haciendo que las organizaciones sanitarias no estén dando el salto a la nube? Esperamos vuestros comentarios.

Foto: i a walsh

Anuncios

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: eSalud y la nube: aplicaciones | Hablando de eSalud - 16/11/2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.217 seguidores

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: