//
Estás leyendo...
eSalud

Aplicaciones de la impresión 3D al mundo sanitario

El sector tecnológico de la impresión en tres dimensiones es uno de los que más rápidamente se ha desarrollado en los últimos años. Sus posibles aplicaciones son incontables en todos los sectores: alimentación, confección, construcción, diseño y modelado de dispositivos … Y, por supuesto, el mundo de la medicina no es ajeno a esta revolución que promete un gran desarrollo en los próximos años.

La impresión en 3D ofrece un característica única que la diferencia del resto de tecnologías: permite ofrecer un alto grado de personalización. Y no hay sector que pueda beneficiarse más de esta personalización que el mundo sanitario. La impresión en 3D promete revolucionar (y en cierto modo ya lo está haciendo en estos momentos) el mundo de la medicina con sus aplicaciones, algunas de las cuales vamos a revisar brevemente.

Prótesis e implantes personalizados

Quizás el avance más importante en el que se están aprovechando las capacidades de la impresión 3D es la construcción de prótesis e implantes. En este campo la personalización es un factor decisivo para que los procedimientos tengan éxito y la especial naturaleza de estos procesos de impresión, que permiten diseñar y crear prácticamente cualquier elemento a la medida de cada paciente, los hace especialmente interesantes.

Ya se ha experimentado la creación de implantes torácicos, vertebrales e incluso craneales, lo que demuestra el potencial de esta tecnología.

También las prótesis se están beneficiando de la personalización y las capacidades de las impresoras en tres dimensiones. Muletas y otros elementos complementarios como férulas, extremidades artificiales más complejas y adaptadas específicamente a cada paciente o incluso exoesqueletos para dotar de movilidad a pacientes que la han pedido son ejemplos de lo que ya se está viendo a nivel práctico en este campo, que aún tiene gran recorrido de cara al futuro.

Siendo elementos menos críticos en el proceso de recuperación de los pacientes (pero no por ello menos importantes), hace tiempo que los procesos de impresión 3D se están empleando para la construcción de audífonos (se calcula que ya casi el 100% de éstos se fabrican empleando estas técnicas) y en la creación de implantes dentales y maxilofaciales.

Nuevos materiales para nuevos dispositivos

Otra de las ventajas de las que se está aprovechando la ciencia médica es la de la creación de nuevos dispositivos con parte o la totalidad de los mismos creados mediante técnicas de impresión tridimensional.

Cuando hablamos del diseño y creación de nuevos dispositivos una de las tareas más costosas es el prototipado. Con una impresora 3D la creación de prototipos para pruebas se acelera enormemente (ya no es necesario enviar los planos a empresas o fábricas para que realicen una preserie que podamos probar), lo que reduce considerablemente los tiempos de pruebas. Más allá, incluso estas impresoras pueden emplearse para producir piezas y dispositivos destinados directamente al entorno productivo, con la consiguiente mejora en los tiempos de acceso a los nuevos avances que se estén diseñando.

Además el uso de materiales biocompatibles que pueden ser empleados por este tipo de impresoras facilitan el diseño y creación de nuevos dispositivos que puedan ser fácilmente adaptables a los pacientes, adaptándose perfectamente a sus necesidades y evitando rechazos.

Impresión de fármacos

Otra utilidad muy prometedora en el campo de la impresión en tres dimensiones es la fabricación de medicamentos. Incluso la FDA ha aprobado la producción en este tipo de impresoras de diferentes productos lo que abre las puertas de par en par a la industria farmacéutica para la utilización de esta tecnología en entornos productivos reales.

El diseño de estos productos permiten crear pastillas que se disuelvan más rápidamente (facilitando así su abosorción) así como ajustar las dosis de los principios activos en comprimidos que pueden ser de mayor o menor tamaño en función de las necesidades de los pacientes. Se abre de esta forma la puerta a la personalización de los medicamentos, al alcance dentro de poco de pacientes y profesionales.

Bioimpresión

Pero sin duda una de las aplicaciones más importantes y que más atención atrae en los medios es la bioimpresión de tejidos e incluso órganos completos.

A partir de células humanas o células madre los científicos han sido capaces de diseñar procesos de impresión que mediante la organización de dichas células junto con otros materiales creen tejidos que posteriormente puedan ser implantados en los pacientes.

Se trata de un área de trabajo prometedora y que puede cambiar completamente la forma en la que conocemos la medicina en estos momentos. Sólo el tiempo dirá si somos capaces de imprimir órganos completos capaces de reemplazar los nuestros con total compatibilidad y funcionalidad.

Las impresión 3D están suponiendo una verdadera revolución en muchos sectores y la sanidad no es ajena a estos movimientos. Cada día surgen nuevas aplicaciones de este tipo de tecnología aplicada al mundo sanitario y esperamos que su uso se extienda y se popularice. Quién sabe si un día tendremos todos en casa una impresora en tres dimensiones, pero nunca se sabe.

¿Cuáles pensáis que son los usos más importantes de las impresoras 3D en el mundo sanitario?

Foto: Canadian Film Centre

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: