//
Estás leyendo...
TIC's

La eSalud y la firma electrónica (parte II). Aplicaciones.

Tal y como ya comentamos en nuestro anterior artículo sobre los fundamentos de la firma electrónica el entorno sanitario puede y debe beneficiarse de las ventajas que la firma digital y los certificados digitales pueden aportar.

Aunque aún no esté demasiado extendido su uso, parece que la simplificación de los procesos tecnológicos así como la popularización de nuevos medios de introducción y recogida de la firma puede ayudar su definitiva implantación en el mundo de la salud. Repasamos algunas de las aplicaciones más importantes para las que la firma electrónica puede ser de utilidad.

¿Qué ofrece la firma electrónica al mundo de la salud?

Los certificados digitales empleados, entre otras cosas, para la firma electrónica de documentos, ofrecen a todos los intervinientes en los procesos de salud una serie de ventajas que, tarde o temprano, llevarán a extender su utilización a muchos procesos del sistema sanitario.

Los pacientes deben encontrar en la firma electrónica de documentos la seguridad de que dichos documentos no serán alterados en el futuro y, en caso de que se haga, dicha alteración quedará reflejada en los mismos. Su uso supone, por lo tanto, una garantía de que nadie alterará en un futuro la información que se les ha suministrado.

Los profesionales deben encontrar en la firma electrónica los mismos motivos que los pacientes en relación a la seguridad y alteración tanto de sus documentos como de sus órdenes médicas. Se trata siempre de fijar los máximos parámetros de seguridad en la información registrada y almacenada y garantizar que nadie en el futuro pueda alterarla.

Las organizaciones sanitarias deben ver en los certificados digitales innumerables ventajas que deberían llevar, en un corto espacio de tiempo, a su implantación de forma extensa a lo largo de todos los procesos. Cobertura legal, no repudio de las transacciones (clínicas o administrativas), seguridad tanto de la información almacenada como de la transmitida entre sistemas, auditorías de acceso mejores y completamente fiables … La lista de beneficios es muy grande como para no considerar su uso dentro del mundo de la salud.

Otros de los grandes beneficiados de la seguridad ofrecida por la firma digital son todos los organismos que intervienen en la cadena de custodia de la información firmada. Hablando del mundo digital serán los servicios de IT los que se verán especialmente beneficiados por ello ya que dispondrán de niveles de seguridad adicionales que les permitirán detectar y prevenir errores y brechas de seguridad, modificaciones no permitidas, etc.

Aplicaciones de la firma electrónica en Sanidad

De esta forma, y al igual que ya lo están haciendo otros sectores, el mundo sanitario puede encontrar muchas y variadas utilidades a los certificados digitales y la firma electrónica.

El primer uso para el que se crean los certificados digitales es para garantizar que uno es quien dice ser. En esta linea los certificados pueden ser utilizados para lo que denominamos autenticación, es decir, para garantizar que quien utiliza las aplicaciones y sistemas sea inequívocamente quien esperamos que sea. Esto es de especial importancia para los procesos de auditoría y de cumplimiento de la LOPD, donde la identificación de quién, cómo y cuándo accede a los datos de carácter personal de los pacientes es fundamental. También puede serlo en la identificación de los pacientes para, por ejemplo, consultar su historía clínica digital (o carpeta peronal de salud), recoger notificaciones, interaccionar con los sistemas de los centros, etc., siempre con las máximas garantías de seguridad.

En relación a la interacción con los pacientes, la firma digital puede ser empleada para la firma de consentimientos informados, cláusulas de confidencialidad o cualquier otro documento que requiera de la firma manuscrita de un paciente o familiar y pueda ser digitalizada con las debidas garantías legales. El objetivo de estos procesos es incorporar la documentación a la historia clínica electrónica sin necesidad de almacenar físicamente los documentos firmados, siempre tratando de reducir la cantidad de papel almacenado en los archivos de los hospitales y organizaciones (buscando ese concepto que se ha dado en llamar “El Hospital sin papeles” y del que ya hablamos anteriormente aquí).

Desde un punto de vista más clínico (y no tan administrativo), la firma digital puede emplearse para firmar informes médicos e informes de resultados por parte de los profesionales que los elaboran. En esa misma línea los certificados digitales pueden ser empleados por esos mismos profesionales para firmar órdenes médicas (como por ejemplo la prescripción electrónica, anotaciones en el curso clínico de los pacientes, etc.). En todos los casos siempre buscando la máxima garantía tanto de integridad como de seguridad en los procesos clínicos.

Otro de los usos que podemos dar a la firma electrónica es lo que podríamos denominar de forma genérica como comunicaciones seguras. En un momento en que la seguridad es una pieza clave dentro del ecosistema de aplicaciones, garantizar que la información en tránsito se envía y recibe de manera segura es fundamental para poder intercambiar información. En este escenario los certificados digitales son imprescindibles para asegurar dicha confidencialidad tanto entre personas como entre sistemas.

Pero no solo hablamos de comunicación entre sistemas o máquinas. La aparición del email, el SMS o sistemas de mensajería instantánea como el WhatsApp hacen que podamos crear nuevas vías de comunicación médico-paciente. Pero la única forma de que dichas vías se puedan utilizar de forma segura es incorporando mecanismos de seguridad y encriptación que garanticen el suficiente nivel de confidencialidad en las transmisiones. La clave, de nuevo, la encontramos en los certificados digitales, que son los que pueden ofrecer dicha capa de seguridad que permita de una vez por todas establecer nuevos canales de comunicación entre los pacientes y los profesionales de la salud.

Simplificar el proceso es clave para la extensión de la firma electrónica

Por el momento el uso de certificados digitales y la propia firma electrónica de documentos son procesos que resultan, cuando menos, complejos. Requieren de cierto grado de pericia tecnológica y asustan a quienes no estén familiarizados con ellos.

Si queremos que los profesionales y, por supuesto, los pacientes se incorporen a esta tecnología debemos simplificar los procesos de adquisición y utilización de certificados digitales y de firma electrónica. Todos tenemos en la cabeza a experiencia del DNI electrónico, todo lo que prometía traer y el grado de penetración y uso (escaso por no decir casi nulo) que ha tenido. No debemos caer en los mismos errores que otros han cometido y aprendiendo de su experiencia debemos hacer que el mecanismo de uso de estos nuevos medios digitales sea sencillo y esté al alcance de todo el mundo independientemente se su nivel de conocimiento técnico. Solo así podrán ser útiles de verdad.

¿Creéis que la firma electrónica puede ser importante en el futuro de la eSalud? ¿Cuál es el grado de implantación de estas técnicas en vuestros centros?

Foto: Anoto AB via VisualHunt.com / CC BY-NC-ND

Anuncios

Comentarios

3 comentarios en “La eSalud y la firma electrónica (parte II). Aplicaciones.

  1. Creo que lo primero que se necesita en el ámbito en el que nos movemos, el sanitario, es concienciación social desde dos puntos de vista que estamos afectados:

    – 1º.- el del propio paciente: y tal cómo expones perfectamente amigo Juan en la exposición anterior, debe conocer todo el procedimiento y sobre todo que sus datos están seguros, que sabemos cómo tratarlos, que solamente accede a los mismos quién debe y su modificación será acorde al nivel que tengamos establecido, y por supuesto quedando constancia siempre de todo ello.
    – 2º: los propios usuarios de los sistemas: es necesario cambiar el “chip”, solamente así podremos avanzar, será el propio personal sanitario y sobre todo el asistencial quién deberá asumir las nuevas herramientas, deberá estar abierto y facilitar su uso en todas las partes dónde sea necesario de su centro asistencial o desde cualquier punto accesible (recordemos que la medicina debe estar abierta y disponible desde cualquier parte, no solamente en los centros asistenciales).

    Pero todo esto anterior no será posible sino existe una implicación desde la “Alta Dirección”, que debe ser consciente de los avances tecnológicos en los que estamos inmersos, debe proporcionar los recursos necesarios, tanto materiales – infraestructuras como recursos humanos imprescindibles para poder dar sostenimiento a todo este nuevo Sistema de Información que sin duda se comenzará a formar en base éstos avances tecnológicos como pueden ser la firma digital.

    Un saludo

    José Eduardo Martín Polo

    Le gusta a 2 personas

    Publicado por José Eduardo Martín Polo | 16/02/2016, 08:18

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Aplicaciones de la Firma Digital en las Historias Clinicas Electrónicas – abogadosespecialistasblog - 16/02/2016

  2. Pingback: La eSalud y la firma electrónica (parte II). Aplicaciones. | Historia Clínica Electrónica y sus aledaños. - 16/02/2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.217 seguidores

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: