//
Estás leyendo...
eSalud

Ideas para gestionar la tecnología en el entorno sanitario

La tecnología, para bien o para mal, se ha convertido en una fuerza dominante en el mundo de la salud. Todo, desde las historias clínicas electrónicas hasta la información recogida por los wearables o incluso los portales de pacientes han cambiado la forma en que los profesionales cuidan la salud de sus pacientes y estos gestionan su propio cuidado junto con sus médicos.

La digitalización del mundo de la salud es un hecho e impacta en la práctica totalidad de los procesos que tienen lugar en los centros sanitarios, desde el registro de los pacientes a la realización de intervenciones, pasando por consultas, pruebas diagnósticas, tratamientos, etc. Es innegable que esta incorporación de la tecnología ha supuesto una gran transformación y un gran avance en el cuidado de la salud y en la mayoría de los casos está bien aceptada por todos los agentes del sector. Incluso la percepción de pacientes y profesionales mejora en aquellos centros que incorporan procesos más tecnológicos.

Sin embargo y a pesar de los grandes avances que tienen lugar día tras día, la incorporación de las instituciones sanitarias al mundo tecnológico es lenta (como ya comentamos anteriormente en este post) y el margen de mejora es todavía demasiado amplio. Las organizaciones deben tratar de beneficiarse de estos avances sin poner en riesgo a sus pacientes para así poder mejorar en sus procesos de atención.

Estar al día de los avances tecnológicos

Para poder afrontar los cambios tecnológicos que se producen día tras día en el mundo de la salud las organizaciones sanitarias deberían tener la obligación de permanecer constantemente atentas a lo que dicha evolución puede aportar tanto a las propias organizaciones como a los profesionales que trabajan en ellas y buscar el beneficio que puedan aportar a sus pacientes y a la calidad de la atención que se les presta.

Teleasistencia, telemedicina, wearables, gamificación son algunos ejemplos de términos tecnológicos que ahora mismo están adquiriendo gran importancia en el mundo sanitario pero que no acaban de arrancar en la práctica diaria. No obstante, la rápida evolución del mercado y de la propia tecnología hace que en unos meses o incluso en semanas nuevas propuestas de valor se incorporen a dicho catálogo. Y los pacientes no entienden que dichas técnicas no formen parte ya de sus procesos de salud si es que pueden ser beneficiosas para ellos.

Para que la tecnología pueda aplicarse al mundo de la salud deben ser las organizaciones sanitarias quienes, mediante su constante actualización, pongan los medios para analizar, valorar y, si es posible, incorporar todos los avances posibles en los procesos de atención a los pacientes.

Proteger la información

Con tanta información almacenada por los centros sanitarios, los datos se han convertido en un recurso muy preciado y han situado al mundo sanitario en el ojo de organizaciones dispuestas a todo por hacerse con ellos. Cada vez son más habituales noticias relacionadas con ciberataques a centros sanitarios con el objetivo de robar la información en ellos registrada.

Proteger la información recogida y almacenada debe ser una prioridad en todas las organizaciones sanitarias, quienes deben velar porque dicha información no sea filtrada y utilizada salvo por quien de verdad debe hacerlo. Es fundamental que las organizaciones apliquen todas las medidas de seguridad disponibles (tanto en los sistemas existentes como, especialmente, en todos aquellos nuevos que se incorporen) para velar porque ésto se cumpla y además deben hacer ver a los pacientes que sus datos están y estarán seguros para no poner en riesgo la confianza depositada.

Conectar con los pacientes

Con la popularización de smartphones y tabletas, conexiones a internet de banda ancha, conexiones de datos y, en general, con el alto de grado de conectividad de la sociedad actual, cada vez es más importante que los hospitales y organizaciones sanitarias tengan presencia en la red a todos los niveles. Los pacientes están ahí y los profesionales y sus centros deberían estar acompañándoles.

Las organizaciones sanitarias deben abrir sus puertas a la interacción con los pacientes más allá de los canales tradicionales. Ofrecerles la posibilidad de solicitar citas a través de internet o de apps, realizar consultas online, acceder a los documentos de su historia clínica o cualquier otra vía de contacto es una necesidad hoy en día, demandada por los pacientes pero sólo parcialmente atendida por las organizaciones. Algunos de los aspectos que aún tienen mucho recorrido son todos aquellos relacionados con la propia gestión de la salud por parte de los pacientes. Lo que se conoce como empoderar al paciente se ha convertido en casi una necesidad para el mundo sanitario y las organizaciones deben ser conscientes de este hecho.

Fomentar la participación de los pacientes en las iniciativas tecnológicas

Pero no tendría sentido dar entrada a nuevas iniciativas tecnológicas si los pacientes no participan en ellas, si no se involucran en su desarrollo y si no las adoptan de forma natural en sus procesos de salud.

El paciente, como centro del sistema sanitario, debe ser también partícipe en los procesos de desarrollo tecnológico aportando nuevas ideas o soluciones a problemas existentes, proponiendo cambios, ayudando a validar si las iniciativas son validas o simplemente dando uso de las propuestas de las organizaciones. El paciente es uno de los recursos más valiosos de los que dispone el sistema sanitario y debe ser utilizado no sólo como destinatario final sino también como eje fundamental para todas las iniciativas que se puedan poner en marcha.

Compartir, compartir y compartir

Es evidente que una de las grandes ventajas que aporta la digitalización de la información clínica es la capacidad que aporta de compartir dicha información entre todos aquellos profesionales que lo requieren. No escapa a nadie que esta es una necesidad que poco a poco (muy poco a poco) se va cubriendo aunque el camino aún es largo.

Pero las posibilidades que ofrece la tecnología hoy en día son infinitas y no debemos limitarnos a compartir simplemente datos. Es fundamental compartir ideas y conocimiento, compartir información, compartir experiencias … para que todos podamos aprovecharnos de los avances realizados en cualquier parte y aplicarlos en beneficio de nuestros propios pacientes.

Cada día que pasa la tecnología se hace más y más necesaria en el mundo sanitario y, desde un punto de vista del paciente, un elemento esperado en la gestión de sus procesos de salud. Las organizaciones deben y tiene la obligación de gestionar estos avances tecnológicos de forma que puedan ser cuanto antes incorporados en los procesos de atención para su propio beneficio y el de sus pacientes.

¿Creéis que las organizaciones sanitarias hacen todo lo posible por incorporarse a los nuevos avances tecnológicos que están teniendo lugar hoy en día?

Foto: NEC

Anuncios

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: Lo más visto en Hablando de eSalud este año | Hablando de eSalud - 05/09/2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.224 seguidores

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: