//
Estás leyendo...
TIC's

¿Pueden ayudar los Asistentes Virtuales al mundo de la salud?

En los últimos meses estamos asistiendo al despegue de un nueva generación de dispositivos que tratan de revolucionar la forma en la que nos comunicamos con la tecnología.

Los asistentes virtuales como aplicaciones en nuestro teléfono móvil ya hace tiempo que nos acompañan (todos nos acordamos de Siri aunque hay muchos otros ejemplos) pero ahora los fabricantes han dado un paso más y los han introducido en nuestro hogar a través de dispositivos que los llevan incorporados. Como parte de nuestros futuros hogares es importante analizar si podrán ser de utilidad para el mundo de la salud y si podremos sacar partido de ellos.

Un altavoz, un asistente e inteligencia artificial para conquistar el hogar

Para aquellos que no lo sepan aún, los dispositivos que se están popularizando constan fundamentalmente de un altavoz, un micrófono y una aplicación que, utilizando sistemas de reconocimiento vocal e inteligencia artificial, es capaz de interpretar los mensajes que recibe y responder o actuar según dichas instrucciones.

Se trata, en resumen, de implantar en un dispositivo físico uno de esos asistentes que ya conocíamos y hacerle interactuar con el entorno para sacarle el máximo rendimiento con el objetivo de conquistar eso que se viene llamando el hogar conectado.

Los grandes fabricantes, en pie de guerra

La guerra por hacerse un hueco en este mercado (el hogar y los asistentes virtuales) ya está en marcha, y todos los grandes pesos pesados de la tecnología están en plena batalla.

Los primeros contendientes han sido Google (con Google Home y Assistant) y Amazon (con Echo y Alexa) y otros están surgiendo para hacer frente a estos gigantes (como Lenovo y su nuevo Lenovo Smart Assistant, recientemente presentado en el CES). Y los que aún no están (Cortana de Microsoft o Siri de Apple por nombrar a los más conocidos) ya están dando pasos para incorporarse al mercado, bien a través de sus propios dispositivos o a través de acuerdos con terceros fabricantes para integrar sus tecnologías.

Según todas las previsiones 2017 será el año en que esta tecnología y sus aplicaciones despegue de forma definitiva. Así se ha visto en el recientemente celebrado CES, con muchos fabricantes integrado sus dispositivos en esta nueva tecnología.

El éxito está en la interconexión de dispositivos

La clave para que este tipo de dispositivos triunfe será, sin lugar a dudas, su capacidad para recibir órdenes en un lenguaje coloquial y ser capaz de interactuar con el resto de dispositivos de nuestro hogar. Si se limita únicamente a responder preguntas sencillas, a leer la previsión meteorológica o recordarnos las citas de nuestro calendario, únicamente será una moda pasajera o una pieza de frikis tecnológicos.

Sin embargo, si cada vez que compremos un dispositivo conectado (y cada vez lo están más y más) éste se integra con nuestro asistente y es capaz de recibir órdenes virtuales a través del mismo, irán ganando en popularidad y presencia y muy pronto todos nos veremos obligados a tener uno.

En esta línea, en la que trabajan todos los fabricantes, es Amazon y Alexa los que, por ahora, son los claros triunfadores. Gracias a su gran éxito de ventas, Echo y Alexa se han convertido en la preferencia de muchos fabricantes para integrar sus dispositivos y sus tecnologías. Sin embargo la capacidad de Apple para entrar tarde en los mercados pero presentando productos diferenciales que marcan tendencias hace que todo el mundo esté pendiente de lo que pueda crear la compañía de la manzana en los próximos meses.

¿Y esto qué tiene que ver con la salud?

Supongo que en este punto muchos os habréis hecho esta pregunta, ¿no?. Pues todo y nada, dependiendo (como siempre) de las utilidades que podamos desarrollar apoyados en un asistente de esta naturaleza. Pero un dispositivo con el que podemos comunicarnos verbalmente y que es capaz de entender y ejecutar instrucciones por este canal tiene, sin lugar a dudas, un inmenso potencial.

El dispositivo puede estar (y de hecho ya lo están) integrado con nuestra agenda y con otros servicios por lo que puede servirnos de sistema de recordatorio de nuestras citas médicas e incluso como interfaz para que podamos pedir consultas o citas con nuestros médicos. Un paso más podría ser la integración con plataformas de salud donde resida nuestra prescripción médica, donde el asistente podría recordarnos que tenemos que tomar determinada medicación (aumentando así de este modo la adherencia a los tratamientos). O incluso, por qué no, podría saber si la hemos tomado o no o incluso decirnos qué tenemos que tomar (al estilo de “Alexa, ¿me tengo que tomar la pastilla roja o la azul?”).

También puede servir de recordatorio para que realicemos acciones como caminar si no lo hemos hecho (vale, eso ya lo hacen las pulseras de actividad, pero no lo hacen vocalmente), tomarnos la tensión, medirnos el nivel de glucosa si somos diabéticos, etc.

Por supuesto podríamos utilizarlo, en caso de necesidad, para contactar con servicios de emergencia si me sucede alguna cosa. Pero si estuviera integrado, podría también recoger información de sensores y monitores personales, analizando constantes y parámetros para identificar situaciones anómalas y comunicarlas de forma autónoma (sin que el paciente lo indique) a los profesionales sanitarios o los servicios de emergencia (caídas, desmayos o incluso infartos a través de monitores cardíacos).

No vamos a extendernos más pero el universo de objetos conectados (eso que llamamos el IoT) es cada día más extenso y un dispositivo con capacidad de comunicación e inteligencia artificial puede ser un arma clave para unirlos todos en beneficio de la salud de pacientes y ciudadanos.

Quizás pueda parecer una visión futurista de la realidad pero lo cierto es que los asistentes virtuales están a punto de entrar en nuestro hogar. Los grandes fabricantes se han lazando a ello y es cuestión de tiempo que muchos de nosotros tengamos (si no lo tenemos ya) uno en nuestro salón.

Las oportunidades que ofrece son muy grandes y el mundo de la salud no puede perder la ocasión de llevar la gestión de la salud al hogar de todos los pacientes y aprovechar en su propio beneficio las posibilidades que ofrece. Veremos lo que sucede en el futuro.

Foto: tua ulamac

Anuncios

Comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pingback: La voz, ¿el interfaz universal? | Hablando de eSalud - 20/02/2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: