//
Estás leyendo...
General

¿Cómo afecta la neutralidad en la red a la eSalud?

Desde hace ya bastante tiempo se viene hablando del principio de la neutralidad en la red y de la voluntad de los diferentes operadores de violar ese principio en favor de los distintos proveedores de contenidos.

No se trata de un tema trivial y nos afecta, y mucho, a todos. La priorización del tráfico por parte de los operadores de las redes de comunicaciones podría generar problemas (grandes o pequeños) a usuarios particulares y organizaciones dependiendo de los servicios que se quieran utilizar.

El principio de neutralidad en la red

Según la definición de la Wikipedia, la neutralidad en la red sería:

El principio por el cual los proveedores de servicios y los gobiernos que regulan Internet debería tratar a todo tráfico de datos que transita por la red por igual, sin discriminarlo o cargar al usuario de manera diferente según el contenido, página web, plataforma, aplicación o tipo de equipamiento utilizado para el acceso, o modo de comunicación.

Según este principio, por lo tanto, todas las comunicaciones que viajan por la red deberían tener la misma consideración y ser tratadas de la misma forma independiente del origen, el destino o su contenido. Así es (o al menos lo parece) en la mayoría de las ocasiones.

Como es natural este principio puede verse influido por motivos políticos y, sobre todo, por motivos económicos. Todos recordamos las palabras de Cesar Alierta (expresidente de Telefónica) hace algunos años abogando por cobrar una tasa a Google por el tráfico generado por sus servicios. Son las operadoras, como es natural, las más interesadas en que los proveedores de contenidos puedan pagar para priorizar o mejorar el tráfico de sus servicios. Así en 2014 saltó la noticia por un acuerdo entre Netflix y Comcast que podría haber vulnerado este principio y que alimentó aún más si cabe el debate.

Cada vez hay más dispositivos … y más tráfico

Lo que es cierto es que cada vez hay más dispositivos conectados a Internet y, por lo tanto, el tráfico de datos crece día a día. Las previsiones hablan de 20.000, 25.000 o incluso 50.000 millones de dispositivos conectados en 2020 (según la fuente) pero lo que está claro es que el número de dispositivos y conexiones crece cada segundo. Y esto significa un mayor tráfico de información a nivel global, lo que implicará mayores inversiones de las operadoras de comunicaciones para aumentar la capacidad de sus redes.

En este camino están surgiendo nuevos modelos de redes de comunicaciones que tratan de aumentar su capacidad de conexión y transmisión de información. En el último Mobile World Congress la tecnología 5G ha sido una de las grandes protagonistas. Si estáis interesados, Somos Medicina nos dejaba un magnífico artículo con 3 ventajas de las redes 5G en Sanidad.

Neutralidad sí, pero con matices

Cuando hablamos de neutralidad debemos ser estrictos. Todo el tráfico debe ser considerado igual, pero con matices ya que no todos los servicios tienen la misma importancia. A nadie le extraña que las necesidades de los servicios de emergencia deban tener consideración diferente que la navegación de una persona por un periódico.

Sin embargo los límites entre lo necesario y lo superfluo son muy difusos y distinguir entre lo que debe y no debe ser priorizado no es un asunto sencillo de resolver. Imaginemos una llamada de Skype. Puede ser una conversación con un amigo o una teleconsulta con un médico de urgencias. ¿Cómo diferencio y, por lo tanto, priorizo una sobre la otra?

¿Qué podría pasar si se elimina el principio de neutralidad?

Las consecuencias de que las operadoras prioricen un tráfico frente a otro pueden ser muy importantes a todos los niveles. Nadie quiere que una notificación de un dispositivo de monitorización de un anciano tarde más en llegar (o simplemente no llegue) a su destino porque la red se ha colapsado en el momento en que ha salido en HBO el último capítulo de Juego de Tronos.

En este sentido ya hay muchos países legislando para proteger la neutralidad de las comunicaciones. La Unión Europea, por poner un ejemplo, aprobó el año pasado una normativa sobre este punto, garantizado la Neutralidad en la Red. Pero en la práctica, con operadoras globales que operan en diferentes territorios y con servicios distribuidos por casi todo el mundo, controlar todo el tráfico de extremo a extremo se antoja casi imposible. ¿Serán efectivas, por tanto, estas legislaciones?

¿Debe priorizarse el tráfico sanitario?

Seguro que todos hemos pensado que el tráfico sanitario (servicios de emergencias, de urgencias, dispositivos de monitorización remota, servicios de teleasistencia o teleconsulta …) debe ser uno de los que cuente con un cierto nivel de priorización.  Parece lógico que así sea pero, ¿quién o cómo se discrimina un tráfico de otro?

Las dificultades técnicas para priorizar un determinado tráfico frente a otro son grandes y pueden acarrear situaciones complejas o desequilibrios incomprensibles. Es lógico, por lo tanto, tratar de ofrecer el mismo servicio a todo el mundo de forma igualitaria antes que generar desigualdades.

¿Cómo podrían o deberían protegerse las organizaciones sanitarias?

En principio,las organizaciones sanitarias (al igual que el resto de los mortales) se enfrentan a un panorama difícilmente controlable. Tanto la opinión pública como la legislación juegan en favor de la neutralidad pero el poder de las operadoras es grande y puede ser que el futuro sea diferente.

Duplicar o balancear las comunicaciones entre diferentes operadores suele ser la primera y más efectiva estrategia. Los acuerdos con los mismos parecen más complicados, al menos en las organizaciones de menor tamaño (y por lo tanto menor capacidad económica o de negociación) por lo que contar con los servicios de distintos operadores suele ser una buena política. Y, por supuesto, permanecer atentos a los movimientos del mercado.

Lo que está claro es que no respetar el principio de neutralidad en la red puede llegar a generar problemas de comunicación que podrán afectar, y mucho, a usuarios y  organizaciones. Esperemos que las operadoras continúen aplicándolo y no nos veamos afectados por los problemas que se puedan crear.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.217 seguidores

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: