//
Estás leyendo...
TIC's

¿Por qué se habla tanto de blockchain aplicado a la eSalud?

En los últimos meses estamos oyendo cada vez con más frecuencia referencias a la tecnología blockchain y a su utilidad en diferentes sectores de actividad. Entre ellos y cada vez más habitualmente se empieza a incluir al mundo sanitario como uno de los sectores que podrían beneficiarse de las particularidades de este sistema.

Repasamos brevemente los fundamentos de blockchain y su posible aplicación al mundo de la salud.

¿Que es el blockchain?

El blockchain o cadena de bloques es una especie de base de datos distribuida, formada por cadenas de bloques diseñadas para evitar su modificación una vez que un dato ha sido publicado usando un sellado de tiempo confiable y enlanzando a un bloque anterior.

Los datos almacenados en la cadena suelen ser transacciones por eso es frecuente que estos datos sean llamados de esta forma. Sin embargo no es necesario que lo sean. Lo que se registra son cambios atómicos del estado del sistema y por lo tanto puede aplicarse a cualquier dato o información que se quiera intercambiar, transmitir o verificar.

El proceso completo del blockchain puede entenderse en tres simples pasos:

  1. Solicitud de una transacción.

  2. Validación.

  3. Anexión de nuevos bloques.

El proceso de blockchain comienza con la solicitud de un un usuario que quiere completar una transacción. Esta transacción puede ser un movimiento de una criptomoneda, un registro o cualquier otra información. Dicha información es entonces distribuida entre una red de ordenadores, llamados nodos, que contienen información sobre los bloques ya existentes. Utilizando algoritmos, cada nodo chequea la nueva información y la contrasta con la antigua, generado una señal de aceptación o denegación de la transacción. Una vez que la transacción se ha verificado se añade un nuevo bloque a los existentes y la información se replica en el resto de nodos de la red, que pasan a tener una copia independiente de la información en sus sistemas.

Adjuntamos un video (en inglés) a modo de resumen por si alguien quiere más información:

En resumen, la tecnología blockchain permite realizar transacciones de forma fiable y segura y, sobre todo, evita la necesidad de emplear intermediarios, lo que agiliza los trámites y reduce los costes de las operaciones.

Blockchain contempla la creación de cadenas de bloques públicas y privadas, así como cadenas de bloques sin permisos (no hay restricciones para que las entidades puedan procesar transacciones) y con permisos (procesamiento de transacciones por una lista predefinida de sujetos con identidades conocidas). De esta forma se contemplan la mayoría de las casuísticas para el control y la seguridad de la información y se amplía la capacidad de la tecnología para ser empleada en diferentes usos.

¿Para qué se puede utilizar?

El blockchain está íntimamente ligado al bitcoin, la moneda virtual de moda hoy en día. Y es en el campo de las las criptomonedas donde, utilizado como notario público de todo el sistema de transacciones (a fin de evitar que una moneda pueda utilizarse más de una vez), ha encontrado su principal foco de aplicación y desarrollo.

Su condición de notario público distribuido puede ser empleada también, por ejemplo, como parte de los sistemas de registro de nombre para garantizar que uno sólo pueda usarse para nombrar una cosa (en el caso de los dominios, como alternativa al sistema de DNS). O inclsuso  para la creación de plataformas descentralizadas orientadas a la gestión de contratos entre pares.

Por supuesto, la gestión de la información y su trazabilidad forman parte del núcleo del sistema y pueden utilizarse para almacenar datos de forma descentralizada y asegurando su seguridad y el control de quién y cuándo accede a ellos.

¿Cómo puede ser de utilidad en el mundo sanitario?

El blockchain aporta al mundo tecnológico dos puntos cruciales: confiabilidad y seguridad. Ambos aspectos son clave dentro del entorno sanitario y pueden ser explotables en un futuro.

Uno de los grandes beneficiarios de esta nueva tecnología podría ser la gestión de la información sanitaria de los pacientes. La tecnología blockchain podría permitir una gestión descentralizada de la misma, con la seguridad de que nadie que no esté autorizado podrá acceder a ella, trazabilidad de los cambios y modificaciones y disponibilidad para todos aquellos sistemas y profesionales de la salud a los que el paciente autorice el acceso.

En esta línea algunas empresas ya han dado los primeros pasos para aplicar blockchain en la gestión de la información clínica. HealthBank se define cono una plataforma de almacenamiento de información sanitaria propiedad de los ciudadanos, recogiendo datos de cualquier fuente y en cualquier formato y compartiéndolos (o negando el acceso) con quien se desee. También Google, a través de DeepMind, ha anunciado un sistema basado en blockchain que trata de impedir el uso fraudulento de la información de los pacientes.

Por supuesto, aplicar blockchain a la información sanitaria supondría un enorme beneficio para los pacientes. Ganarían completamente el control de la información y forzarían a las empresas de salud y hospitales a cambiar la relación entre ellas mismas y para con los pacientes.

La gestión de las órdenes médicas, y especialmente la prescripción electrónica, podría beneficiarse de la misma forma de las características de blockchain en cuanto a seguridad en el acceso y trazabilidad de las modificaciones.

También la industria farmacéutica podría beneficiarse de soluciones que apliquen la tecnología blockchain. Desde la gestión de pagos hasta la automatización de la cadena de distribución, pasando por el registro de la propiedad intelectual, la certificación del origen de los medicamentos, etc. A modo de ejemplo, integrando blockchain en la cadena de distribución de fármacos podría atacarse el gran problema de la falsificación de medicamentos, registrando mediante estos mecanismos el origen y todos lo pasos a lo largo de la cadena, de manera que cualquier agente pudiera verificar que el producto recibido es legal y no un producto falsificado.

Por último, que la información de los pacientes resida en una estructura descentralizada, protegida y cifrada supondría poner grandes trabas a los cibercriminales que quieren hacerse con los datos de salud de las organizaciones sanitarias.

Dado lo incipiente la tecnología blockchain es complejo predecir cuáles podrán ser sus implicaciones en el medio plazo. Por el momento la implementación de estas técnicas es cara pero quién sabe si en el futuro, con un abaratamiento de los costes y una mayor participación del sector, estarán a la orden del día. Como siempre, habrá que permanecer atentos a lo que pueda venir en el futuro.

Foto: Davidstankiewicz

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: