//
Estás leyendo...
eSalud

El papel clave del superusuario en los proyectos sanitarios

En la gran mayoría de los proyectos relacionados con el mundo sanitario es práctica habitual designar a una o varias personas (dependiendo de la envergadura del proyecto) de la propia institución  para que actúen como superusuarios dentro de los equipos de trabajo. Muchos habremos vivido esta situación y seguro que alguno de vosotros ha sido protagonista en alguna que otra ocasión.

La elección de la persona adecuada para desempeñar esa labor es fundamental para asegurar el éxito del proyecto. Su papel es clave y de él o ellos dependerá no solo que el proyecto llegue a buen puerto sino también las fases posteriores una vez haya comenzado.

El papel del superusurio en el proyecto

El rol del superusuario, como hemos dicho, es crucial durante toda la vida de un proyecto. De él dependen labores como:

  • Transmitir las necesidades de la organización y, sobre todo, de los usuarios.
  • Ayudar a los consultores y desarrolladores en el análisis y diseño de los procesos operativos.
  • Corregir errores, proponer mejoras y colaborar en todas las tareas de implantación de las soluciones.
  • Velar y asegurar que el resultado final será útil una vez puesto en marcha, validando la buena marcha del proyecto en todas (o casi todas) sus etapas.
  • Servir como guía y referente al resto de usuarios de la organización sanitaria, liderando los procesos de cambio en las organizaciones.

Como vemos, son labores muy importantes que requieren que el superusuario tenga unas cualidades especiales y difíciles de encontrar. Por un lado debe tener un conocimiento muy importante de la forma de trabajo de la organización pero también la visión suficiente para saber qué se puede y se debe cambiar y en qué dirección hay que hacerlo para que el proyecto sea útil y eficiente dentro de la organización.

También será importante que el superusario tenga el suficiente nivel de influencia y liderazgo dentro de la organización y entre el resto de usuarios porque será su labor explicar y defender aquellos cambios que sea necesario realizar para conseguir que las cosas puedan cambiar. Los profesionales siempre se sienten más cómodos cuando es un compañero quien les hace llegar la información y, si consigue transmitir estos valores, el éxito de los proyectos será sin duda más fácil de alcanzar.

El superusario, referente en su organización

Como ya hemos mencionado, es especialmente importante el rol que el supersuario de un proyecto adquiere como referente dentro de su propia organización.

Como uno de los transmisores del conocimiento adquirido durante el proyecto, debe ser capaz de hacer llegar a todos y cada uno de los estamentos la mayor cantidad posible de información sobre cómo y por qué se están haciendo las cosas de la forma en que se hayan decidido hacer. Su voz debe ser escuchada y tenida en cuenta y como tal debe ser capaz de liderar los procesos internos de gestión del cambio dentro de las instituciones.

Este papel convierte a los superusuarios en personas especialmente valiosas dentro de las organizaciones, quienes deben apoyarse en ellos para desarrollar y continuar los procesos de cambio y transformación.

Nadie quiere ser superusuario

El problema es que el hecho de ser superusuario de un proyecto no se ve como una oportunidad sino como un perjuicio, y nadie (o casi nadie) se presta voluntario a serlo. Quienes asumen ese rol, salvo raras excepciones, lo hacen a regañadientes, como una imposición más que como una necesidad. Y eso afecta al papel que desempeñan dentro del proyecto así como a su propia motivación para desempeñarlo.

Sin embargo, no es menos cierto que en muchas ocasiones tampoco reciben por parte de las organizaciones el apoyo imprescindible para realizar ese papel con tiempo y garantías de dedicación. El tiempo de un usuario, especialmente dentro del entorno sanitario, es muy valioso y obtener ese tiempo de los profesionales es muy complicado. Si las organizaciones no asumen que liberar profesionales para realizar estas funciones es una inversión y no un gasto y les ofrecen los recursos y el espacio necesario para desempeñar sus funciones nunca podrán realizar su cometido con la dedicación necesaria.

La elección del superusuario, clave para el éxito

Por todos estos motivos (y seguro que alguno más que nos hemos dejado por el camino) el superusuario en un proyecto sanitario juega un papel crucial para alcanzar el éxito final. La elección de la persona más adecuada para desempeñar esa función es una de las decisiones más críticas que deben tomarse al inicio del proyecto y ésta tendrá en sus manos importantes funciones que harán que se convierta en un recurso muy valioso tanto dentro del proyecto como de la propia organización.

¿Tenéis experiencia como superusuarios?¿Cual creéis que es el papel que este tipo de usuario juegan en los proyectos sanitarios? Contadnos vuestra experiencia.

Foto: nist6dh

 

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.231 seguidores

Archivos

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: