//
Inicio

Última Entrada.

Blockchain, Salud e Historia Clínica

Blockchain, Salud e Historia Clínica

La tecnología Blockchain y su aplicación en todos los sectores, incluyendo el sanitario, está de moda, de eso no cabe ninguna duda. Buena prueba de ello son las numerosas publicaciones y conferencias al respecto, incluyendo el último número de la revista de SEIS (casi en su totalidad dedicado a Blockchain) o la conferencia que tuvo lugar en Bilbao el pasado mes de abril y que organizada por Health 2.0 Basque con el título Tecnología Blockchain en Salud y Seguros Personales también se centraba en el tema.

Sobre Blockchain, la tecnología y sus posibilidades ya os hablábamos hace tiempo en este mismo blog. A raíz del crecimiento de las criptomonedas (palabra prohibida pero necesaria para explicar el boom), que utilizan como base esta tecnología, los expertos han comenzado a buscar su utilidad en otros sectores y están surgiendo muchas propuestas que tratan de explotarla.

El mundo de la salud no es ajeno a esta nueva tendencia y están surgiendo numerosas iniciativas que intentan aplicar los beneficios de Blockchain al entorno sanitario. Sin embargo y más allá de pilotos y proyectos más o menos complejos aún hay muchas dudas sobre si realmente se podrá utilizar y de qué forma esta tecnología en nuestro sector.

¿Está suficientemente madura la tecnología Blockchain?

La primera pregunta que todo el mundo se hace, incluyendo los expertos en la materia, es si la tecnología está suficientemente madura para ser utiliza en entornos productivos.

El mundo sanitario, la criticidad de sus datos y la naturaleza de sus procesos hacen que cualquier tecnología que quiera ser empleada deba estar suficientemente validada para ser utilizada en entornos productivos reales. No vale cualquier cosa, por muy prometedora que sea.

Y aunque hemos visto la aplicación de blockchain en sectores que requieren alta confidencialidad y seguridad aun hablamos de una tecnología joven que tiene que demostrar su capacidad de operar en condiciones de máxima exigencia y rendimiento. Iniciativas como la de Alastria contribuyen a extender y difundir sus posibilidades, además de ser una excelente plataforma de lanzamiento para proyectos piloto. Pero el camino a recorrer es todavía largo y lleno de incertidumbre.

¿Puede ser útil la tecnología Blockchain para el mundo de la salud?

Además de tecnológicamente, Blockchain tendrá que afrontar el reto de demostrar que puede aportar cosas al mundo sanitario, beneficios tangibles más allá de las palabras y de la teoría.

La capacidad de la tecnología y sus posibilidades apuntan a que así será: intercambio de información de salud, registros personales de información clínica, trazabilidad de productos y servicios, transacciones administrativas y financieras … Parece que hay muchos puntos en los que Blockchain podría proponer cambios a los procesos actuales.

No obstante el mundo sanitario siempre ha acogido los cambios con lentitud. Es complejo incorporar evoluciones tecnológicas al mismo ritmo que lo hacen otros sectores y aunque Blockchain encontrará en él puntos interesantes de aplicación constará verlo a corto plazo en sistemas productivos reales.

¿Puede ser la Historia Clínica la killer app para el mundo de la salud?

Una de las palabras más escuchas cuando hablamos de aplicación del Blockchain en sanidad es Historia Clínica. Todo el mundo habla de la misma idea, esa que a todos nos ronda por la cabeza: una historia clínica personal de salud, distribuida y compartida por todos los agentes pero sobre la que el único que tiene control es el propio paciente.

Efectivamente, parece que Blockchain podría ser la tecnología que posibilitara finalmente esa quimera … si se pudiera conseguir. Lo cual, al menos por el momento, es imposible. Y no por falta de recursos técnicos, que hoy en día ya están incluso disponibles sino por problemas de más calado.

Y es que todas las iniciativas que han surgido para crear una historia clínica global han fracasado y lo seguirán haciendo mientras no exista un verdadero consenso en el sector sobre lo que es, la información que tiene que contener y cómo debe registrarse. Existen muchos puntos en común pero es en los detalles dónde comienzan las discrepancias, que ni siquiera los sistemas de interoperabilidad pueden resolver.

Todos los sistemas de salud, organizaciones sanitarias o incluso corporaciones empresariales han comenzado a dar pasos en la construcción de sistemas de Historia Clínica. Pero cada uno lo ha hecho siguiendo su propia dirección, con puntos comunes y otros muy distanciados. Mientras no haya un esfuerzo común para la definición de qué debe contener una historia clínica electrónica, será prácticamente inviable (además de un contrasentido) utilizar Blockchain ni ninguna otra tecnología para compartirla.

Blockchain es sólo tecnología, no procesos de negocio

Porque cuando hablamos de Blockchain, como sucede con muchos otros conceptos, no debemos perder de vista que la tecnología es sólo tecnología. Y únicamente será útil cuando se aplique para solucionar problemas reales, en escenarios compartidos por todos los agentes y con la posibilidad de ser empleada por todo el que lo necesite. De nada sirve poner los medios para intercambiar información si no sabemos qué tenemos que intercambiar y, además, lo que compartimos, o no lo entendemos o no lo podemos utilizar.

Muchas preguntas y pocas respuestas. Eso es lo que ahora mismo ofrece Blockchain en el mundo de la salud. Como siempre el tiempo dirá el alcance y la repercusión que puede tener aunque las expectativas son altas y las posibilidades justifican que permanezcamos alerta a su evolución.

Foto: descryptive.com

Anuncios
Anuncios

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.226 seguidores

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: