//
Estás leyendo...
mHealth

Para tu app de salud, ¿iOS o Android?

iOS y Android son, en estos momentos, las dos grandes alternativas en el mercado de plataformas móviles. Nadie está en disposición de hacerles sombra y, hoy por hoy, son los dos únicos sistemas operativos que se tienen en cuenta en la construcción de cualquier solución móvil.

Pero preguntarle a alguien si prefiere iOS o Android es como preguntar (y perdón por la comparación para todos los no futboleros) si se es del Real Madrid o del Barcelona. Todo el mundo tiene una opinión y una preferencia clara, más allá de motivos prácticos u objetivos. Y será difícil (aunque no imposible) encontrar a gente indiferente en la batalla por el control de los dispositivos móviles que tiene lugar entre iOSy Android.

Android, a la cabeza en número de dispositivos

Sin ninguna duda, el sistema operativo predominante en cuanto a número de dispositivos instalados se refiere es Android, muy por encima de cualquier otra alternativa.

Las cifras arrojadas por la consultora Kantar (referente actual en este tipo de estudios de mercado) indican que la cuota de ventas de dispositivos con Android instalado crece día a día. En el último trimestre se han alcanzado cifras en Europa cercanas al 75%, dejando muy por detrás a los dispositivos que instalan iOS.

kantar_world_panel

Kantar Worldpanel

La situación es fácil de analizar teniendo en cuenta que las alternativas de compra de dispositivos con el sistema operativo de Google son infinitamente mayores que las de aquellos que disponen del de Apple. Existen innumerables fabricantes de todo tipo que se han decido por este sistema operativo como base de sus dispositivos, con personalizaciones e incluso creando sus propios forks (versiones a partir de una base) de Android.

La aparente ventaja que ofrece disponer de tanta variedad de fabricantes y dispositivos supone en la práctica también una desventaja, ya que surge la llamada fragmentación (teléfonos o tabletas que no tienen ni podrán tener en el futuro las últimas versiones o actualizaciones del software). Esta fragmentación es uno de los grandes problemas a los que se enfrentan los desarrolladores de esta plataforma, que deben asegurar que sus apps son compatibles y se ejecutan correctamente en varios sistemas operativos diferentes si quieren alcanzar la mayor difusión posible.

De la misma forma, la variedad de dispositivos hace que no todos ellos sean igual de capaces de manejar las aplicaciones con la misma fluidez, generado experiencias de usuario pobres que desaniman a los posibles pacientes usuarios de nuestros desarrollos.

iOS, por el contrario, cuenta con una gama de dispositivos muy limitada que hace que tanto la experiencia de usuario como la fragmentación estén muy controladas. Sin embargo esa misma escasez unida a los precios hace que no estén al alcance de todos los bolsillos, siendo necesario un importante desembolso económico para acceder a esta plataforma.

iOS por encima en ingresos, con Android cerca

Sin embargo y a pesar del liderazgo de Android en cuanto a número de dispositivos, el tema de la monetización de las aplicaciones es completamente diferente.

A pesar de que el número de aplicaciones en la Play Store de Google es superior al disponible en la App Store de Apple, es esta última la que más ingresos genera para sus desarrolladores. Así lo indican las cifras de la compañía de análisis de mercados App Annie, que señalan que a pesar de doblar en descargas a la tienda de Apple, la tienda de Google no consigue superarla en ingresos.

app_annie

App Annie 2015 Retrospective

Este punto es quizás el más importante y el que hace que la mayoría de los desarrolladores se decanten por empezar a desarrollar en iOS, previendo mayores ingresos que los derivados de Android.

Alternativas en decadencia

Hubo un tiempo en el que existían alternativas a estas dos grandes plataformas que pujaban por acaparar un parte del pastel. Blackberry, Windows Phone, Ubutu OS o Firefox OS han sido algunos de los que han intentando crear sistemas operativos que pudieran competir con los gigantes del sector.crossplatform

Sin embargo todas las alternativas han ido paulatinamente desapareciendo o quedando relegadas a un papel totalmente secundario en el escenario de los dispositivos móviles. Microsoft, con Windows Phone (o Windows Mobile), parecía la alternativa más seria y que más posibilidades tenía de robar un poco de cuota de mercado a los dos gigantes, pero los números mes a mes indican que su impulso inicial va perdiendo fuerza y que no ha conseguido los objetivos que perseguía. Aún es pronto para dar por muerto a los de Redmon pero todo parece indicar que tampoco conseguirán situar a su sistema operativo a la altura de sus competidores.

Y entonces, ¿qué plataforma escojo para desarrollar mi proyecto de salud?

La respuesta más fácil y la que todo el mundo se imagina es: las dos, iOS y Android. Evidentemente si se quiere estar bien posicionado, será deseable disponer de aplicaciones al menos para las dos plataformas, siempre con experiencias de usuario y funcionalidades similares (dentro de la capacidad y limitaciones de cada una de ellas).

Pero la realidad es tozuda y no siempre se pueden llevar a cabo todos los deseos. Disponer de apps para las dos plataformas supone más inversión, mayor infraestructura, mayor esfuerzo de soporte y mantenimiento … Y no siempre se dispone del tiempo y los recursos necesarios para hacerlo posible por lo que en ocasiones es necesario tomar una decisión o dar el primer paso en una dirección.

Si hay que realizar una elección será necesario tener en cuenta diversos factores:

  • El perfil de los usuarios a los que se quiere dirigir la app.
  • Las necesidades o intereses en la monetización del desarrollo.
  • Los recursos disponibles y la ayuda con la que podamos contar.

Si desarrollamos para iOS tendremos que tener en cuenta que el número de potenciales usuarios será menor aunque las posibilidades de obtener ingresos serán mayores que desarrollando para Android. Si nuestro deseo es llegar a la máxima cantidad de pacientes posibles (dejando al margen los ingresos) será la plataforma de Google nuestra primera elección teniendo igualmente en cuenta que tendremos más dificultades para obtener ingresos en este ecosistema.

Considerando todos estos factores nosotros somos de la opinión (ojo, completamente personal) de que sería deseable empezar a desarrollar una app para la plataforma Android, pasando después a iOS y, si es posible, no descuidando las apps para UWP (Universal Windows Platform), cuya importancia crece día a día especialmente en los sistemas de escritorio y móviles basados en Windows 10.

Elegir Android en primer lugar se debe fundamentalmente a que la gama de dispositivos disponibles es infinitamente superior. Tanto si diseñamos para pacientes como para organizaciones de salud será más sencillo que dispongan de dispositivos compatibles. Y en caso de tener que hacer una inversión ésta será más asequible y podrán encontrar dispositivos adaptados a sus necesidades cualesquiera que éstas sean.

Esta es nuestra opinión y nuestra elección pero queremos conocer la vuestra. Y vosotros de quién sois, ¿de iOS o de Android? Esperamos vuestros comentarios.

Imágenes: George Thomas y Tsahi Levent-Levi

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: